Anticiparse al futuro

La Bolsa ha engatillado cinco días de subidas netas, con un incremento en su valor del 13,3%. Hacía dos décadas que no se producía este espectacular repunte.

No se han dejado llevar los inversores por el corto plazo. Hay expectativas en él que no son halagüeñas: en poco tiempo, parte de los expedientes de regulación temporal de empleo novarán a expedientes de extinción y es posible que si no se aplazan las amortizaciones de los ICOs las empresas empiecen con los impagos o las reestructuraciones financieras, y por lo tanto suba el índice de morosidad bancaria. Ya lo ha advertido el gobernador del Banco de España. Pero la novedad que se produjo el lunes, tras el anuncio de Pfizer sobre la vacuna, es que los malos augurios pueden tener fecha de caducidad. En el 2021 y en el 2022 se van a unir la vuelta a normalidad y los estímulos financieros a la actividad empresarial; y el mercado monetario seguirá registrando altas dosis de liquidez.

Las empresas con estructuras de capital y financiera sólidas saldrán reforzadas; también las viables por el tipo de actividad.

Es preciso aguantar. Las empresas con estructuras de capital y financiera sólidas saldrán reforzadas; también las viables por el tipo de actividad. La Junta de Castilla y León y el Gobierno central deben plantearse complementar las ayudas financieras reembolsables con ayudas a la formación bruta de capital. Cada cual en su ámbito. El oxígeno de hoy no puede constituir el ahogo del mañana. El propio Fondo Monetario Internacional en su informe conocido ayer recomienda estas ayudas. A Sánchez le dice que no es hora de subir los impuestos, aunque el recorrido tributario todavía dé juego. Que espere al tiempo de las vacas gordas. Por las empresas y por no agrandar la brecha social inherente a cualquier crisis. También recomiendo, aunque por otro motivo, el informe del Foro Económico Mundial: The future of Jobs 2020. Es ilustrativo. Un mínimo resumen: máquinas y tecnologías desplazarán hasta 85 millones de empleos en los próximos cinco años y en todo el planeta. Pero se van a generar 97 millones de puestos adaptados a los nuevos métodos de trabajo. El eje digital es la clave.

Artículo relacionado de Ángel González Pieras: ‘Arreón del Ibex, el mayor en una década’