Ángel Serrano (personajes genuinos del deporte segoviano)

¿Se acuerdan de ‘La Casa del Siglo XV’? ¡Cómo no! Es el establecimiento que tenía mi amigo Ángel Serrano Hernández junto a su hermano Jesús. Allí comprábamos regalos y visitábamos excelentes exposiciones de arte. Un noventa por ciento de mi colección de discos (y tengo unos cuantos) tienen el sello de la Casa de Ángel; pero bueno, esta columna es deportiva, así es que ‘al balón’.

Nuestro personaje es socio de la Gimnástica Segoviana desde el año 1944, tiene el número 10, y más bajo podría tenerlo; pero, por razones personales, estuvo de baja dos años. Perteneció a la Directiva de don Manuel Díaz-Miguel Moraleda, una de la mejores que ha tenido el club segoviano. Eran un grupo de personas que todo lo daban desinteresadamente a favor de la sociedad deportiva. Dice que en aquella época la gente se entregaba mejor para ir al fútbol. Lo sentía mucho más, y eso que existían muchas dificultades para mantener económicamente al equipo; sin embargo, no existía televisión ni otras actividades de ocio como hay ahora, y al fútbol acudían muchos aficionados, entre ellos seminaristas y chavales de los colegios.

A punto de cumplir los 88 años, ha sido fiel cumplidor de socio asistiendo puntualmente a todos los partidos. Cogía el autobús; y él solo, como siempre le ha gustado, se iba al Peñascal primero y luego a La Albuera. Ahora escucha los partidos por la radio. Por cierto, valora mucho la gran labor que está realizando Agustín, actual presidente, y su equipo directivo. Por su desinteresado afecto a la Gimnástica, Ángel merece ser un personaje genuino del deporte segoviano.