Ahora, a por las grandes fortunas

La batalla en el ámbito fiscal emprendida por el PP ha pillado al Gobierno con su rancio discurso de los hombres del puro y los cenáculos oscuros. En fin, mirando para otro lado, con mensajes casposos que ya pocos compran. Con lo que está pasando en la economía en general, pero sobre todo en la economía de empresas y familias, creen los socialistas que con su mensaje viejo y fuera de lugar van a dar un vuelco a los recientes resultados electorales y a las encuestas. Ya veremos, aunque tiene mala pinta. Las personas lo que están buscando en estos difíciles momentos es que el Gobierno se ocupe de sus problemas reales, que le alivie de la carga que supone la inflación para sus presupuestos. Más cuando se han publicado las cifras de recaudación extra que Hacienda ha logrado gracias a la subida de los precios. Más de 22.000 millones de euros.

Ahora, han sacado a pasear el impuesto a las grandes fortunas, a los ricos. Un gravamen que, por cierto, llevan años diciendo que lo iban a imponer y que al final nunca se aprobó. Ya sabemos cómo ha funcionado en otros países. Las grandes fortunas, que además son muy pocas en España, emigran a zonas menos agresivas con sus patrimonios. Ahora, además, Portugal está bien cerca. No se enteran o no quieren enterarse de que el capital huye cuando se lo expolias.

Esta vez podría aprobarse, aunque hasta dentro del Gobierno tienen confusión sobre si será temporal o permanente, cuándo, cómo y a quién. Ya veremos lo que ocurre en los próximos días, pero me atrevería a decir que, aunque lo hicieran, tendrá poco efecto sobre el voto de los ciudadanos que como digo quieren soluciones a sus problemas y no anuncios, propaganda y ayudas mínimas.

Pueden seguir por el camino del insulto a la oposición, pero mientras otros países, ahora Reino Unido, anuncian bajadas masivas de impuestos, como está haciendo el PP en las Comunidades Autónomas donde gobierna, las encuestas seguirán marcando el camino emprendido hace ya meses y se acabará plasmando primero en las elecciones municipales y autonómicas de mayo y después en las generales sean cuando sean.