Adoctrinamiento en Segovia

Escribo con preocupación este artículo porque el próximo 27 de mayo tendrá lugar en Segovia el monólogo ‘No solo duelen los golpes’. Un acto organizado por la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento.

El denominado monólogo consiste en una charla feminista a cargo de Pamela Palenciano, activista feminista que ‘narra’ la vivencia personal de una relación violenta de noviazgo a lo largo de seis años.

Se ha confirmado la presencia de al menos 200 alumnos de 4º de la ESO, esto es, jóvenes de entre 15 y 16 años que serán víctimas de un relato político con la clara intención de adoctrinar.

No cuestiono si esta señora sufrió o no violencia, que si la sufrió, mi más sincero apoyo. Toda violencia debe ser castigada y penada. Sin paliativos. Lo que no comparto es que desde su experiencia personal se criminalice y demonice al hombre.

Su monólogo divide el mundo en dos estados: el de arriba y el de abajo, es decir, el de hombres y mujeres. Manifiesta que el mundo está sostenido por las columnas del patriarcado donde está el olimpo de los hombres, el ‘mundo azul’, “coronado por la virilidad, la competitividad, los cojones y la chulería”. Y sometido, abajo, se extiende el otro mundo, creado por las necesidades del macho, en el que las mujeres se desempeñan “como seres serviles, reducidos a la vanidad de las princesas y la fragilidad del loto”.

Su mensaje, dentro de una supuesta interpretación irónica, es todo lo contrario, un mensaje subrepticio donde las víctimas y las oprimidas siempre son las mujeres y los verdugos y los opresores son los hombres. Por lo tanto, la cosificación, el maltrato y la violación de las mujeres serían parte del funcionamiento del sistema, mientras que la violencia o la humillación de las mujeres contra los hombres es impensable.

Su función de más de una hora está llena de abruptos y tacos, y “parodia” a los hombres como orangutanes, una especie de miembros orgullosos y de pleno derecho del patriarcado. Enfrente, las chicas son retratadas como niñatas cursis o zorras sin escrúpulos, seres alienados por la misma fuerza invisible que vuelve malos a los chicos y destruye la sororidad. Al final, se mofa, por tanto, no solo de la masculinidad, sino también de la feminidad: de unos roles caricaturizados y estereotipados.

El mensaje final para las mujeres es: “Debéis tener miedo. Os van a pegar. Os van a violar”.

Al contrario de lo que pueda vender como positivo el Ayuntamiento de Segovia, su monólogo no es ni mucho menos educación en valores, sino propaganda feminista, una propaganda tóxica al más puro estilo Irene Montero.

Este monólogo, por cierto, está fomentado por la asociación ‘Nosotras en el mundo’, cuya maraña de asociaciones afines es interminable. Esto último viene de antiguo: es la vieja estrategia de la izquierda para llegar a los más jóvenes sometiéndoles al pesebrismo institucionalizado como instrumento de captación de militantes y simpatizantes.

Es verdaderamente lamentable que el Ayuntamiento se gaste el dinero en actos propagandísticos cómo este, que criminaliza al hombre y caricaturiza a la mujer. Desde Vox Segovia les garantizamos que estos actos no se celebrarán cuando gobernemos la ciudad.

Rodrigo Jiménez Revuelta (*) Diputado de Vox por Segovia.
Rodrigo Jiménez Revuelta
Diputado de Vox por Segovia | Ver más artículos

Rodrigo Jiménez Revuelta es Diputado por Segovia en el Congreso. Nacido el 23 de octubre de 1972, lleva afiliado a VOX desde 2015.