back to top

A favor de la libertad de empresa y del diálogo social

Andrés Ortega

El distanciamiento entre el Gobierno y las organizaciones empresariales debe preocupar a todos los sectores. El intento de imponer una norma para reducir la jornada laboral no puede entenderse como una negociación.

Cuando el Gobierno habla de diálogo y consenso en muchas cuestiones políticas, debería saber que también es preciso aplicarlo en cuestiones económicas, sobre todo cuando implican al gran tejido empresarial y a la mayoría de los trabajadores de este país.

Por ello, la Federación Empresarial Segoviana (FES) se suma a la preocupación expresada en el documento ‘Manifiesto de la pyme española por la libertad de empresa’, aprobado por la Asamblea General de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme).

Porque negociar sin la patronal no es diálogo social. Y amenazar con ultimatums e imponer nuevas normas sin tener en cuenta a una parte de los agentes, tampoco es voluntad de llegar a acuerdos. Ello desvirtúa la mesa de diálogo que siempre debe imperar. Sin el concurso de una de las partes del diálogo social no hay negociación colectiva posible.

Aunque la titular del Ministerio de Trabajo acusa a la patronal de estar en posiciones políticas concretas, la preocupación de los empresarios se centra en la viabilidad de sus negocios y en el mantenimiento de los puestos de trabajo.

No se puede hablar de un diálogo social cuando el Gobierno impone a las partes tanto el punto de llegada de la supuesta negociación como los plazos para llevarla a cabo. Los cuales responden únicamente al interés coyuntural de la coalición gubernamental y no al de los trabajadores y de las empresas en las que trabajan. El reiterado intervencionismo de la vicepresidenta segunda en materia de salarios, de convenios y, ahora también, respecto a la jornada, ha acabado con la negociación colectiva posible.

Por ello desde FES nos sumamos al manifiesto de las pymes, que son la gran mayoría de las que existen en Segovia, y que abogan por la libertad de empresa. En este manifiesto, los pequeños empresarios de toda España han dado voz al hartazgo y a la preocupación por las consecuencias de las políticas gubernamentales en relación con la empresa. Un documento que, en palabras del presidente de CEPYME, Gerardo Cuerva, trata de denunciar “la situación de ataque que estamos sufriendo, porque es injusta, porque lesiona nuestros legítimos derechos amparados en la Constitución y porque es objetivamente mala para nuestro país”.

Ante la aprobación continuada de medidas intervencionistas en contra de la empresa española, CEPYME, en representación de toda la pequeña y mediana empresa de España, ha realizado este Manifiesto, aprobado por los órganos de Gobierno de la Confederación, para pedir la defensa de la libertad de empresa reconocida en el artículo 38 de la Constitución Española.

Con este gesto, las empresas quieren responder a las demandas que le han hecho las organizaciones empresariales. Recordemos el papel protagonista que las empresas tienen en el crecimiento y el progreso de España, en la generación de innovación y, por supuesto, en la creación de empleo y en el sostenimiento de las políticas de bienestar.

El Manifiesto de la pyme española por la libertad de empresa recoge las líneas que, en opinión de CEPYME, el Gobierno no debería transigir con el fin de no interferir en el buen funcionamiento de la actividad empresarial, evitando su coerción y estableciendo obstáculos a su desarrollo. En definitiva, defender la libertad de empresa, cesar el intervencionismo y la estigmatización de la figura del empresario. CEPYME defiende la obtención de beneficios por parte de las empresas. Un texto, como explicó en la Asamblea General el presidente de CEPYME, “en el que defendemos la dignidad y la libertad empresarial; en el que denunciamos la situación a la que se nos aboca desde el Gobierno a las pymes españolas; en el que señalamos aquellos ámbitos en los que se nos ataca reiteradamente: desde el diálogo social y la negociación colectiva, hasta la sobrerregulación o los intentos de control de la empresa, pasando por la intervención salarial, los costes sociales o la fiscalidad. En el que pedimos que esa actitud sea corregida”.

En definitiva, hablar de negociar sin la patronal no cabe en el diálogo social.


* Presidente de la Federación Empresarial Segoviana (FES).

Y ADEMÁS...
NOTICIAS

¿ARDE EE.UU.?

¿ARDE EE.UU.?

Patricia McGill o el sinsentido consentido

Patricia Mcgill o el sinsentido consentido

Tomás Calleja. Latidos de Sombra y Luz

Tomás Calleja. Latidos de Sombra y Luz

La llamada de la selva

La llamada de la selva