Rubén Arnanz – Miedo a la creatividad

126

Con relativa frecuencia, el miedo nos nubla la razón. Solemos escuchar varios dichos y frases características de algunos personajes ilustres de todos los tiempos en boca de alguien para intentar tener la última palabra en cierta discusión, desconociendo en la mayoría de casos la compleja situación y estilo de vida que esas personas habían llevado cuando se enfrentaron al mundo.

Habitualmente, prejuzgar a una persona o una cocina instintivamente como rara, seguramente conduzca a un camino de guisos controvertidos ¿Buffet libre de incomprensión?

La creatividad es la capacidad de generar nuevas ideas o conceptos, de nuevas asociaciones entre ideas y conceptos conocidos, que habitualmente producen soluciones originales.

Contrariamente, existe miedo a ser juzgado, miedo a lo nuevo, miedo a dar el primer paso, miedo a perder el control o miedo al fracaso. Quizás, la falta de autoestima o no tener vida propia, pudiera ser el mayor de los miedos, ese que propicia que quieras parecerte a otra persona o identidad. Razonablemente después, sobrevuela el fantasma del fracaso al no parecerse al modelo elegido. ¿nuevo rechazo social?

Pienso que ser creativo no significa necesariamente ser más rupturista, gracioso o transgresor, si no que pudiera consistir que una iniciativa con pocos ingredientes o con pocas palabras puedas lograr la máxima expresión. ¿Y si tu nueva idea fracasa? ¿Llega el fin del mundo?

Gandhi, entre sus muestras de inspiración, mencionó que ¨tú mismo debes ser ese cambio que quieres ver en el mundo¨.

Ese cambio de manera consistente, implica entre otros, ciertos beneficios como desmarcarse de la competencia, potenciar el talento, que te vean como una marca innovadora, que las iniciativas tengan mayor visibilidad o el orgullo que implica la satisfacción del trabajo bien realizado.

Por otro lado, no realizar un proyecto creativo cuando realmente apetece también pudiera tener ciertos daños psicológicos, como la frustración.

Existe también una falsa creatividad catalogada en muchos casos por falta de criterio y desconocimiento. También por prensa que adultera la imagen de grandes talentos cuando falla la creatividad para escribir. No considero la creatividad como una etiqueta o un fin, si no como un medio auténtico, un motor que te lleva una y otra vez a la reflexión.

Cambiar muchas cosas para que todo siga igual… Unas veces se gana y otras se aprende.