Pablo Martín Cantalejo – ¿Pero, hay o no hay dinero?

43

Cada día hay más afición a tratar de enterarnos de las noticias a través del móvil o de las redes. Lo que no está muy claro es si esa afición se debe a la costumbre en el incremento de utilizar estos sistemas, o por ahorrar unas monedas que todavía sigue costando un periódico en papel. Hay gustos para todo, claro. Yo, por mi vinculación tan directa al “papel” durante muchos años, “sacando” un periódico nuevo cada día (nuevo quiere decir, claro está, con noticias de actualidad en cada momento), pues parece lógico que prefiera la lectura en el papel. Y como es natural, respeto los gustos de los demás, porque todos somos libres para elegir.

Como digo que prefiero la lectura en el papel, he aquí que hace pocos días, en una misma plana de este diario, leo dos noticias que me impulsan a este comentario por encontrar en los titulares una cierta discrepancia. Por una parte se decía en un titular que “El Ayuntamiento busca 450.000 euros para las obras del socavón de San Millán”, y se explicaba que los servicios de la Intervención Municipal tendrán que bucear en presupuestos determinados para buscar el dinero necesario para una obra como la pretendida, de la que la misma primera autoridad municipal ha dicho que “es una prioridad”. Bien, pero es que en la misma página, debajo, aparecía otro titular diciendo que “El edificio de emprendedores del CIDE recibe 248.000 euros para nuevas obras”, para “corregir daños y el deterioro del inmueble”. Y de ahí mi interrogante en el titular: “¿Hay o no hay dinero en el Ayuntamiento?”. Porque el primer titular da la sensación de que casi habría que acudir a pedir un préstamo o a incrementar alguna tasa para poder sufragar los gastos del socavón, y por el otro lado resalta la sensación de que el dinero sobra porque hay para seguir “alimentando” el monstruo arquitectónico que tantos millones está absorbiendo, teniendo en cuenta que buena parte de esos millones “salen” de las tasas e impuestos que el Municipio legisla como obligación para los contribuyentes.

Me viene un “pensamiento disparatado”, pero es que las circunstancias obligan a él: ¿Habrá que destinar un determinado año la totalidad del presupuesto municipal para “terminar” de una vez el CIDE y así dejar libertad para que en los presupuestos de años sucesivos haya margen para atender las muchas necesidades que tiene la ciudad, aparte festivales y cosas de esas sobre las que habría que analizar las ventajas y beneficios que representan para Segovia, sin querer entrar ahora en discusiones sobre su conveniencia o no?. Vamos, que ya es hora de que de una vez seamos realistas –quiero decir que sean los que nos gobiernan a su aire- y tratemos de sentar bien los pies en la tierra, precisamente otra dificultad grande porque los pies humanos y las ruedas de los vehículos sufren a diario el mal estado del 99 por ciento de las pavimentaciones de que “goza” la ciudad… habrá que decir que porque no hay dinero o hay más voluntad de hacer pequeñas cosas para atraer el voto y la devoción de determinados espacios ciudadanos.

Antes de terminar el comentario, pienso: En el caso de que se decidiera a dedicar todo el presupuesto de un año al CIDE, ¿cuántos tendríamos que estar sin presupuesto para lo demás, teniendo en cuenta que este “gigante” CAT es solo el “principio” de una serie de edificaciones que están previstas en el primitivo proyecto?

¡Ah! Acabo de leer que el Ayuntamiento tiene previsto ingresar unos 3,4 millones de euros cuando empiece a cobrar los tributos y tasas del tercer cuatrimestre. Bueno, pues ahí está otra ayudita, a costa precisamente del bolso de los ciudadanos fieles contribuyentes, siempre sumisos a toda “subida” que acuerde el Municipio. ¡Y algunos aún se quejarán de nuestra obediencia y mansedumbre!