Pablo Martín Cantalejo – “Cosas veredes…”

51

O cosas tendrás que ver, puede ser la versión auténtica del dicho. Un dicho que se atribuye a Cervantes, pero los buenos estudiosos del Quijote dicen que como tal original no aparece en el libro esta expresión. Y todo conduce a pensar en que más fácil sea encontrarla en boca del rey Alfonso VI que en un momento en que se dirige a Rodrigo Díaz de Vivar dice: “Cosas tenedes, Cid, que farán fablar las piedras”.

Bueno, pero sea como sea, lo cierto es que esa expresión se suele utilizar entre nosotros para dar a entender que cosas más raras, extrañas u originales habrá que ver en el futuro. Y si ello lo referimos a la actualidad política, pues, allá vamos. Precisamente yo no soy experto en el tema, por lo que en mi situación es preferible acudir a algunos de los que sí entienden mucho más. Por ejemplo, Baltasar Gracián que en su obra “El Discreto” (1646) tiene una frase muy expresiva: “Métense a querer dar gusto a todos, que es imposible, y vienen a disgustar a todos, que es más fácil”.

La frase viene a cuento al leer que algún representante político dentro del Ayuntamiento ha dicho que sí a los presupuestos municipales porque, aun sin estar de acuerdo plenamente con ellos, su partido había llegado a ciertos acuerdos anteriormente con el equipo de gobierno. Ahí está el mal de muchas cosas, que decimos sí por compromiso y no por defender los auténticos derechos de la mayoría de los ciudadanos. Y vuelvo a memorar otra frase, salida de boca del recientemente elegido presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid: “Si se apaga la libertad de información y la libertad de expresión, es como si se apagase la luz de nuestra casa. Nos quedamos a oscuras y a tientas.”

Realmente este no es el caso ahora, porque los que bien saben lo que quieren, siguen adelante contra viento y marea, aunque por otro lado se pueda ver el plumero con el que tratan de limpiar cosas que ya están ahí, prefijadas y acordadas. Y es que sigue en línea recta el nuevo empuje (¿llegará algún día el final?) a la que dicen terminación del CIDE (ahora más utilizado que CAT), para el que el Ayuntamiento “saca” otros 200.000 euros (para los que todavía “conocimos” las pesetas, unos 33.200.000 de ellas), y para evitar comentarios, se añade que en prevención del resultante de la liquidación de las obras. ¡Ah!, pero añadamos otros 138.000 euros (casi 23.000.000 de pesetas) para el mobiliario de zonas comunes, como el salón de actos. Y supongo que luego tendrá que venir el mobiliario para zonas concretas, como despachos, oficinas y etc. etc. Total, que anonadados, pero sumisos ante los acuerdos municipales, todavía tendremos que seguir viendo otros “desfiles” de millones hasta que llegue un presupuesto definitivo, que no se sabe a ciencia fija cuál va a ser.

Pero, verán, a falta del derribado Teatro Cervantes, sobre cuya reconstrucción se van perdiendo día a día las esperanzas, “reforzamos” la otra sala modelo de La Cárcel-Centro de Creación para rehabilitar pabellones con 171.000 euros (ya no quiero echar mano de la calculadora para “pasar” a pesetas) y 24.000 para adecuar una sala para conciertos, a la que se suman otros 21.000 euros para dotarla de material técnico.

En fin, que como no se ha sabido defender un centro destinado a divulgar la cultura, que bien merecía el máximo empeño para tratar de enmendar gravísimos errores anteriores, nos van a potenciar su “sustituto” para disimular y tratar de que poco a poco nos vayamos olvidando del Cervantes. Aunque yo creo que los “segovianos-segovianos” no lo vamos a olvidar tan fácilmente.

¡Una luz! Acabo de enterarme de que puede haber un indicio de entendimiento, para determinadas cuestiones, entre el Ayuntamiento y la Diputación. Ojalá se confirme, para bien de todos. Sería una buena noticia.