Nazario Merino – Sostenible

185

Señora directora:

Que el Ayuntamiento de Segovia es una máquina de gasto y sobre todo de gasto superfluo, a estas alturas ningún segoviano lo ignora.

Hojeando el Adelantado he visto la palabra de moda: sostenible.

Sostenible es una palabra musical, pegadiza, para la izquierda yo diría que es terapéutica, se utiliza como coletilla, como para desarmar, eso, eso como un revólver, bueno otros dirán que como chiripitifláutico.

Sostenible es la sonrisa del señor Galindo y de la alcalde, la escena me recordaba la gran película española de “Atraco a las 3” con la incomparable Gracita Morales y el magnífico López Vázquez, o señor Galindo en la película, el de un admirador, un esclavo, un amigo, un siervo.

Se ha editado un calendario sostenible, por la Concejalía de Medio Ambiente que es gratuito, pero no se sabe lo que ha costado.

Efectivamente comparado con el derroche de millones de euros del célebre CAT, que a día de hoy no se sabe como se hinchó su presupuesto siete veces es el chocolate del loro, pero llama la atención como estos progresistas se lo montan, para justificar gasto superfluo, les convendrá digo yo.

Todo, para este Ayuntamiento es sostenible o medio ambiente o violencia de género o cultura o multicultural, es “un Gobierno de la Nación” en miniatura.

Se les da como hongos cobrar impuestos y tasas, para derivar o repartir dinero de todos los segovianos a quién quieran.

Lo que no es sostenible es el monstruo de Ayuntamiento que tenemos; en 1970 el número de segovianos era prácticamente igual, el de funcionarios manejable con un solo edificio en la Plaza de Franco y ahora estamos en 600 y varias sucursales. Que gasto.