Navidad de 1894: el segundo premio de la lotería en la ciudad

97

Jose María Martín Sánchez

Puestos a recordar me doy un paseo por periódicos de la época para comprobar algunos detalles de la navidad en capital y provincia. No es exhaustivo. Seguro que hay mucho más. Pero, cuando se buscan detalles que no textos de mil páginas, se llega, a lo sumo, a estos breves.

Siempre hubo personas que, sin importar la fecha, trabajaban para la colectividad. Cuento el suceso ocurrido en Saldaña de Ayllón en la tarde del día 24 de diciembre de 1868. Una pareja de la Guardia Civil del puesto de Riaza, observo como una mujer vadeaba el rio del mismo nombre sobre una caballería y era arrastrada por la corriente. Sin dudar ni un momento sobre lo que tenían que hacer, ambos, Eduardo Sanz y Miguel Lange, se lanzaron al cauce y lograron salvar a la mujer.

Posteriormente también lograron sacar del rio a la caballería, así como recuperar dos fardos de bacalao que la referida llevaba para vender.

Cosas, tan “sencillas” como extraordinarias, del día a día de nuestra Guardia Civil.

Unos años después, 1891, el sorteo de navidad dejó un “pellizco” al médico de Vegas de Matute, Sabas Borreguero, que resulto agraciado con el primer premio, “correspondiéndole una respetable cantidad”, en información del periódico.

Claro está que cada uno y cada cual disfrutaban de la navidad como podía. Un ejemplo. En la noche del 24 del último año citado, el sereno del Comercio que prestaba servicio en la Calle Real fue encontrado en el quicio de un portal “agarrado” a los efectos de una borrachera. El alcalde, Sr. Llovet, definió así el hecho: “lo que para un ciudadano habría pasado desapercibido, en él constituye una grave falta”. Sentencia.

El periódico tituló la noticia: “El sereno que perdió la serenidad”. El consejo de redacción, cuentan las lenguas de doble filo, estuvo más de seis horas reunido hasta hilvanar el titular. ¡Anda que no!

También fue un 24 de diciembre del año 1891, cuando un fuego ocurrido en La Matilla, destruyó por completo la vivienda propiedad de Estanislao Mínguez. La perdidas se valoraron en 10.000 pesetas para la casa y 1.000 para los desperfectos ocasionados en la botica de Tomás de Frutos.

Cuatro fechas más tarde, festividad de los Inocentes, una vecina de Plaza Carrasco denuncia en la comisaria el robo de ocho gallinas y un gallo. La dejaron el corral completamente desplumado.

En el Ayuntamiento, el alcalde recibe la visita del Príncipe Alberto de Prusia. Sin que nadie “osara” pedirle nada, el regio visitante entregó 150 pesetas, que el regidor se encargó de repartir con destino a los pobres.

Nos damos una vuelta por la navidad de 1894. Tras celebrarse el sorteo de la lotería nacional, en Segovia “cae” premio. En los barrios de Santa Eulalia, el Mercado, San Marcos y también en Villovela, un total de veinte personas resultaron agraciadas. El cordelero de San Marcos, un bar de Muerte y Vida, el industrial señor Salcedo, cuatro décimos llevaban alumnos de la Academia… Todos los billetes del 53.008 fueron vendidos en la administración que regenta el señor Lanchares, en la calle Real.

Regresamos a la capital. El Ayuntamiento, que preside Mariano Sáez y Romero, aprueba en sesión ordinaria de diciembre de 1897: “la supresión de aguinaldos que se vienen entregando desde hace varios años, debido a la escasez de recursos y por dedicar ese dinero a la clase trabajadora”.

Uno año después ¿casualidad? (26 de diciembre de 1898), se comete un robo en el edificio de Santo Espíritu. Los ladrones fuerzan la puerta de la oficina donde se había depositado el importe de los jornales devengados, de los que habían trabajado en las obras municipales. La suma total sustraída fue de 126 pesetas.
Entrados en la puerta del siglo XX, 24 de diciembre de 1904, bajo el programa genérico “Navidad de los Pobres” se confecciona para los acogidos en el Refugio de los Pobres, valga la redundancia, una cena con el siguiente menú:

—Plato de arroz con bacalao.
—Patatas con Merluza.
—Castañas, galletas, cigarro puro y copa de anisado.

En ese día ocupaban el lugar diecinueve hombres y cinco mujeres.
Por lo expuesto, en todo y con todo: ¡navidad… navidad…
dulce navidad…!
============
Todo ello con información “sonsacada” de El Adelantado, El Amigo Verdadero del Pueblo, El Carpetano, El Eco, La Legalidad… Todos periódicos de aquí.