Manuel Fernández Fernández – ¿Y en España qué?

94

En diversas ocasiones he intentado comentar los casi diarios, mítines políticos en las páginas de este diario, de nuestro segoviano diputado por el PSOE, Sr. Aceves, pero no siempre es posible hacer público nuestro pensamiento, no obstante la cacareada, y muy gubernamentalmente administrada, libertad de expresión, que en algún caso es “jarabe del pueblo” y en otras puede devenir a delito, por considerarlo “bulo”, pero si este escrito ve la luz haré unas breves reflexiones sobre el “penúltimo” articulo del locuaz político, titulado “Europa acuerda: Europa Avanza” Y ¿España qué?

Lo primero que me sorprende es que ponga “Avanza” con mayúscula, pues entiendo que no será falta de ortografía, sino curiosa forma de resaltar el significado de este verbo, tan diferente u opuesto al ritmo en que se desenvuelve y vive nuestro país, más bien en espectacular retroceso, y tan al borde del rescate.

El artículo, como todos los del locuaz diputado segoviano, es un canto a la eficacia de nuestro actual ejecutivo, al tiempo que, como también es endémico en él, culpar de todos los males a la derecha, a la que en otros escritos dice “derechona”, en esta ocasión haciendo del mal virtud, queriéndonos hacer ver que estos 147.000 millones de euros que Europa dona o presta a España como justa y necesaria operación de S.O.S, de encubierto o silenciado “rescate”, han sido un triunfo de la diplomacia hispana.

Europa sale en socorro de este país que, aunque ha vivido en apariencias de nuevo rico, con el mayor número de políticos del mundo, 22 ministerios, 4 vicepresidencias, el mayor número de parlamentarios en la duplicada cámara, mayor número de vehículos oficiales, ejército de asesores, regimientos de liberados sindicales, ríos de puestos de designación personal, incluso amiguetes de la infancia, compis de pupitre con la “simbólica” remuneración de 90.000 euros anuales, frecuente uso de Fanton y helicóptero militares para cortas distancias o viajes familiares, embajadas autonómicas, ayudas a fondo perdido, en vez de a mogollón de puestos de trabajo, subvenciones a organizaciones de todo pelo…, este país que tiene una brutal deuda de 1.234.694 millones de euros, el 98% del PIB, antes de la pandemia…, haciendo mérito de esa lluvia de millones como un éxito de la diplomacia hispana, tanto que el ejecutivo en pleno, que pocas veces lo está, haciendo pasillo y aplaudiendo hasta encallecer las manos al presidente que en loor de multitudes, cual torero triunfante con orejas y rabo, o entrenador ganador de la champion league, se trajo tal ayuda, ya antes de urgente apoyo, mucho más tras la pandemia peor administrada según informe de la universidad de Cambridge, tanto que lleva más de un año prorrogados los presupuestos de la legislatura anterior.

No podemos sacar pecho como los más listos del cole, y sí humildes reconocedores de nuestra situación de necesitados de “rescate”. No podemos ver con el diputado socialista que hemos sido elegidos para premio, sino designados como más necesitados, y, por supuesto, no estamos en absoluto de acuerdo con el Sr. Aceves en que con esta justa y necesaria operación de rescate comunitario, contribuimos a “una Europa más fuerte, social, verde y competitiva”.

Habla el Sr. Aceves del anterior austericidio de la política neoconservadora del anterior régimen, sin reconocer que el Sr Rajoy tuvo que resarcir a España del caos, las deudas y las mentiras que se la dejó el Sr. Zapatero; y lo que es inadmisible es que el Sr. Aceves diga que la derecha se oponga y entristezca de la recepción de esta ayuda, que tal vez piense que así lo haría él, lo que no se puede menos de ver con la humildad de tener tanta necesidad, y el temor o duda de cómo lo emplearán estos administradores que vienen actuando como nuevos ricos.

Visto lo susodicho sobre cómo se lo gasta el ejecutivo español, es lógico que esta ayudita comunitaria para que España salga de su lastimosa situación, como el abuelo que da la propina a los nietecillos los advierta que no lo gasten en chuches, o la devota feligresa que da unas monedas al sin techo de la puerta del templo, le aconseja no emplearlo en droga, Europa advierta a España que lo emplee en ayudas sociales de veras, sanidad, educación, bienestar y progreso, no en los 445.000 puestos de la administración más inflada del mundo, ni en exhibicionismos de nuevo rico…

Pues eso, que Europa acuerda, Europa avanza…¿y España qué? Supongo que el Sr. Aceves tendrá alguna respuesta alternativa sin acudir a culpar a la “derechona” que, por cierto, en ninguna de sus legislaturas hubo de pedir ayudas foráneas para enjugar los déficits en que recibían el país de quienes estaban más ocupados y preocupados en alardear de nuevos ricos y en revanchismos ideológicos que en administrar inteligente y prudentemente los erarios nacionales, como lo demuestran que la primera hazaña oficial de D. Pedro fue la ex e in humación de Franco, y la obsesiva persecución de escudos y placas de calles franquistas en los más duros días de la cruel pandemia que a tanto español se nos llevó.