Luis San Miguel Mateos (*) -Lo consiguieron” pesca tradicional exterminada

868

Llevamos ya varios años desde diversas asociaciones de pesca tradicional y comercios dedicados a la pesca en Castilla y León denunciando la incompetencia de la administración y los daños que se estaban produciendo a una afición ahora desterrada y a su sector.

Se ha perseguido al pescador tradicional de cebo natural como la lombriz hasta hacerles desaparecer, se ha puesto puertas al campo y hemos perdido la libertad que teníamos para elegir una jornada de pesca en la multitud de lugares que había para ello, han creado problemas donde no los había.

Se han cerrado los tradicionales cotos intensivos y hay que pedir permisos con sus trabas burocráticas para casi todo, sólo el anexo de la orden anual de pesca de este año, publicado en el Bocyl 249 de 27 de diciembre de 2018, ocupa 856 folios, la complejidad de entender tantas normativas ridículas, como las medidas de anzuelo para pescar con algunos cebos, señuelos permitidos un día y prohibidos el fin de semana o verano que es cuando los niños pueden, son un ejemplo de la dificultad que supone ir de pesca.

Desde que se aprobó en 2013 la nueva ley de pesca en Castilla y León, las subidas de precios en las licencias de hasta el 70% y del 100% en los cotos, la desaparición de zonas libres con muerte, la inclusión de la Carpa entre otras como especie exótica invasora y tantas otras medidas absurdas, han conseguido además de la pérdida de libertades, el cierre o cese de ventas de mas de cien comercios de pesca en Castilla y León, se han despedido trabajadores del sector e incluso ahora los representantes de distribuidores de artículos de pesca ya no quieren que se les asigne esta región que sólo da pérdidas, el listado de bajas es dramático.

Esta ley de pesca 9/2013 de 3 de diciembre, que decía que promocionaría el ocio, deporte, actividades recreativas y el desarrollo rural, va por el camino equivocado y se lo advertimos.

Está demostrado que los pescadores de caña y cebo natural no acaban con la pesca, aún sustrayendo parte, se les ha demonizado desde otros colectivos de pesca minoritarios y han conseguido dejar a la mayoría de esos pescadores tradicionales fuera del mapa. Ahora sí, la pesca ya es algo para unos pocos, donde la libertad que han disfrutado nuestros mayores va a quedar sólo para el recuerdo.

Han privatizado los ríos de Castilla y León, y el que quiera ir que pague o se licencie en derecho, en cambio se seguirán produciendo los clásicos vertidos en la alameda de la Fuencisla o San Lorenzo de los colectores de este municipio, fallos en las depuradoras exterminándolo todo y por ello nadie pagará ni habrá responsables.

Este año ya ni si quiera se pueden llevar a casa las dos truchas de cupo diarias que existían en los tramos de aguas no trucheras, el último recurso que tenían algunos pescadores que no pueden pagar los elevados costes de un permiso o no habían previsto con antelación solicitar un pase de control en un AREC (aguas en régimen especial controlado).

Todo ello después de que se probara que el efecto de los pescadores de cebo tradicionales no supone ningún exterminio ni incidencia significativa como se les quiere responsabilizar de ninguna de esas zonas, e incluso se habían llegado a recuperar. A estos pescadores sólo les queda asistir como espectadores cuando se produzcan los vertidos y contaminaciones antes mencionados y ver cómo nuestros alcaldes, presidentes autonómicos, animalistas y las nuevas élites de la pesca se introducen en el lecho de esos ríos con sus vadeadores y rescatan a todas esas especies de las que ahora sólo podrán disfrutar unos pocos.

Listado de comercios que han cerrado o dejado de vender artículos de pesca desde el 2012 hasta hoy en Castilla y León:
Ávila 6, Burgos 17, León 25, Palencia 9, Salamanca 10, Segovia 9, Soria 8, Valladolid 10, y Zamora 9, total 103.
——
(*) Presidente Asoc. Amigos de la pesca y caza San Frutos de Segovia.