La despedida, de vuelta a tu ermita

Y llegó el final de la semana más intensa y vibrante del municipio, y con ella la vuelta de El Caloco a su ermita. Con la hoguera del Teo todavía humeante los vecinos de El Espinar despedían a su Cristo en El Portalón, en el mismo sitio donde el sábado anterior –la bajada– le daban.

Unas fiestas que han sido las de después de la tragedia de una pandemia que impidió celebrar a dos quintas en su año. Un septiembre que será recordado por haberse desplegado y hacer posible recuperar el tiempo perdido, tras haber aglutinado los Quintos de tres años consecutivos y permitir a todos compartir y repartirse los días con el fin de dar cabida a todos aquellos que no pudieron por derecho hacer uso del año en el que les tocaba entonar y protagonizar la tradición.

Dos quintas en pause que han tenido su oportunidad, la de vivir sus fiestas aunque fuese de forma distinta y con retraso. Tres quintas, 2020, 2021 y 2022 concentradas en un mismo año, con el favor de las peñas y pandas al renunciar a su día, cediéndoselo a quintos y manolas para acudir a la plaza. Quintas a su vez de los 25 y de los 50 con calculadora en mano, para saber a qué año correspondían en el día otorgado para conmemorar su aniversario aplazado.

Un Cristo agasajado por partida triple, un pueblo agradecido retomando una normalidad colmada de costumbres alteradas pero manteniendo la ilusión y el sentimiento que les une cuando se trata de El Caloco, porque en su honor se hace lo que haya que hacer!