Julio Feo – Casa Silvano

432

Silvano Hernando fundó el Maracaibo en 1972. En la cocina estaba su esposa Angelita y desde el principio decidieron hacer una cocina tradicional.

Ahora es su hijo Óscar quien dirige el negocio. El restaurante tiene dos zonas bien diferenciadas, la barra del bar y la sala, además ofrecen servicios de catering y en Valtiendas están elaborando unos magníficos vinos. Tienen tres marcas: El Vivencias un vino de roble , el Evolet un crianza y un vino de alta gama el Sin Vivir.

No hay duda de que la carta del Maracaibo es una de las más sugerentes de la provincia de Segovia.

Cuando se entra en el Maracaibo a la izquierda hay una larga barra con taburetes y a la derecha tres mesitas y dos mesas altas. Por el pasillo central se llega a la puerta del comedor. Sala con capacidad para sesenta comensales. Además cuentan con una sala en la planta sótano con capacidad para treinta personas.

Ya sea en la barra o en las mesitas se puede tomar un espléndido aperitivo. Hay una carta de raciones y pinchos donde entre otras cosas podremos elegir: unas patatas alioli con huevas de arenque, las minihamburguesas de cerdo ibérico, el bonito con romescu, el mejillón tigre en vaso y mi tapa preferida en esta casa, la ensaladilla rusa con huevas de erizo.

Hace muchos años que soy cliente del Maracaibo y ahora que lo pienso he comido bastantes más veces en la barra que en el comedor. La razón es que en la barra me puedo organizar una especie de menú largo y estrecho que a mí me encanta.

La carta de vinos cervezas y licores es amplísima y difícil es que no puedan satisfacer cualquier capricho. Por cierto, preparan un magnifico Bloody Mary.

Desde hace tiempo en el Maracaibo organizan semanas micológicas. La última fue en el mes de noviembre del año pasado, se llamaba “Jornadas buscar setas” y ofrecían un menú fijo por 50 euros.

En febrero de 2019 también hubo un menú de Trufa negra. Esperemos que lo repitan en 2020. Óscar nos asegura que sí lo harán.

Ya he dicho que la carta es sugerente. Tiene seis apartados con siete u ocho ofertas en cada uno de ellos. La cambian varias veces al año dependiendo de los productos de temporada.

En los entrantes yo destacaría las croquetas de centollo y el carabinero frito en corteza de trigo y crujiente de jamón. En las sopas y legumbres el tartar de calamar, sopa de pescado y trompeta de los muertos y cualquiera de los arroces con pichón , con pollo de corral, con bogavante o con vieiras y almejas. En las ensaladas y verduras los carpaccios y las verduras del Carracillo a la plancha. Yo tengo ganas de que sea época de guisantes para probar los guisantes de lágrima que tienen a veces. En esta época del año merece la pena la Sinfonía de setas. En pescados ofrecen tres o cuatro en función del mercado. En la última visita hace pocos días éramos tres comensales y compartimos una ensaladilla rusa con huevas de erizo y todos pedimos pescado . Ofrecían pulpo braseado, chipirones a la plancha y lubina. Cada uno eligió uno distinto y los tres estaban buenísimos.

Y por último en el apartado de carnes: Parro, secreto de cerdo, solomillo y entrecot de vacuno, y un plato que ahora no tienen en carta pero que durante mucho tiempo yo diría que fue un plato estrella del Maracaibo: Las pechugas de pichón de tierra de Campos sangrantes con crema de maíz y sus alitas y muslos guisadas. Ahora tienen una exquisitez en carta Las orejas de cochinillo crujientes. Por último entre los diez postres yo elijo el brazo de gitano relleno de crema helada de regaliz.

Precio medio 45 a 50 euros por persona.
RESTAURANTE MARACAIBO. CASA SILVANO
Paseo Ezequiel González, 25 Segovia. 921 461545
oscar@restaurantemaracaibo. com
Cierra domingo noche y
lunes todo el día.