Juan José Martín – Un buen deportista

442

Del pasado Mundial de Baloncesto en China, además de la satisfacción del triunfo de España, he conocido a través de las crónicas publicadas en periódicos, a un ejemplo de deportista, Ricky Rubio elegido MVP de la final y del campeonato.

Cuando tenía 8 años su padre le pregunto, a que deporte quería que le apuntara, y él le contesto “apúntame al futbol en el Barça”. Era rápido, jugaba de extremo y apuntaba a ser alto, llegando finalmente al 1,93.

Pronto se dio cuenta que por sus venas corría otra clase de balón, y se fue al Juventud de Badalona, donde estaba su hermano. Después jugó en el Barça hasta pasar a los Utah Jazz de la NBA, siendo el jugador español más joven en debutar en la ACB, con 20 años, y habiendo ganado todo a nivel europeo.
Se le considera como un base de intuiciones y emociones. Jugando bien apoyado ha sido capaz de infundir tranquilidad y confianza. Ha demostrado que el reto no le asusta sino todo lo contrario, le hizo dar lo mejor de sí mismo para llevar al equipo al oro con manos maestras y pulso firme.

En su día llego a pensar dejar el baloncesto, a la muerte de su madre víctima de un cáncer. Fue un despertar de golpe. Una maduración muy rápida el ver que la persona más importante de su vida ya no estaba con él.

“Me dio una lección de vida que nadie más me la podía dar, y es esto, luchar hasta el final. ‘Nunca perderé contra el cáncer porque nunca me rendiré’. Al final hay que creer, hay que ser más grande que el miedo. Estaba muy perdido no sabía por cuál camino ir. Meditando, conociendo a gente y siendo vulnerable no tenía miedo de nada, esas son las cosas que me han ayudado. La vida me ha dado otra lección. No te pongas límites, y yo me ponía muchos, pensaba en lo que decían, también en lo que pensaba yo, y este campeonato me ha demostrado que si pones los limites muy altos, ¿ por qué no?, están para conseguirlos. Hemos escrito un libro muy bonito en este Campeonato. Lo soñé en el sentido de que lo trabaje a diario. En mi mente durante el verano solo tenía un objetivo y era el oro. Después podía venir o no”.

Su padre le ayudo muchísimo. “Hay una persona en el cielo que estará orgullosa y espero que contenta y disfrutando”. Es Ricky Rubio, un ejemplo de deportista a seguir.