Juan Carlos Manrique – Raro final de temporada

251

Por estas fechas deberíamos estar haciendo balance de lo que ha sido la temporada para los equipos y deportistas segovianos. Al igual que en los cursos escolares sería la época de saber si el esfuerzo y el trabajo realizado ha conseguido la recompensa esperada o, por el contrario, no ha cumplido con las expectativas. Estamos en junio y solo tenemos a un equipo entrenando, la Gimnástica Segoviana, para intentar dar el salto a la Segunda B del fútbol. Entrenan como si fuera la pretemporada cuando el calendario indica que es postemporada, suena raro.

El resto de equipos se han quedado con el mal sabor de boca por no poder acabar sus competiciones. Uno tiene la sensación de empezar un trabajo y de un día para otro te comenta tu jefe que te vayas a casa y que tendrás noticias suyas cuándo regresas. Pero pasa el tiempo y esa llamada no llega. La incertidumbre por conocer si vas a volver o no al trabajo te asola, te desconcierta y hasta te deprime. ¿Y ahora qué voy a hacer? Parece que se ha cerrado en falso un proyecto, está inconcluso. La incertidumbre genera frustración, no permite planificar y los objetivos a conseguir se quedan en el aire.

Nos hemos quedado sin Eurocopa, sin Juegos Olímpicos, sin Roland Garros y un largo etcétera de “sin”. Algunos torneos se mantienen gracias a su influencia social y económica o por no incumplir acuerdos económicos millonarios. Eso sí, lo que vamos a ver en sus retransmisiones televisiva se convierten en experimentos descafeinados, forzados por las circunstancias y sacados adelante con grandes dosis de imaginación y talento creativo. Unos escenarios que se adaptan a unas condiciones restrictivas que poco favorecen el espectáculo y la emoción que suelen generar los deportes.

En fin, esta temporada concluye casi sin vencedores ni vencidos. Los duelos se posponen hasta no se sabe cuándo. Ahora toca lidiar con un panorama incierto. A las directivas les toca sondear sus posibilidades económicas presupuestarias en esta crisis que estamos viviendo. Y a los deportistas, a no dejarse llevar por la inseguridad de su futuro. Mucho ánimo a todos y feliz verano.