Juan Andrés Saiz Garrido – Pancho

Siempre he admirado el coraje y la sonrisa de Guille Pancho, a lo largo de muchas etapas: la asociación de jóvenes y la de vecinos, el grupo de teatro, la agrupación del PSOE —de la que fue su primer secretario general—, la crisis inmobiliaria… En el 2016, una carta del Sacyl sobre la detección del cáncer de colon le salvó la vida. Otra batalla y nueva etapa junto a Los Fuertes, sin dejar de afrontar con firmeza los vendavales de su entorno.

Este ha sido su invierno más largo. Cuando se decretó el confinamiento ya llevaba cuatro meses soportando en un hospital media docena de operaciones con las tripas abiertas en canal. Muchos estábamos con el alma en vilo. Algunos días en la UCI sintió el desaliento, pero apostó por resistir. “El que no ha sufrido no conoce ni el bien ni el mal, no conoce a los hombres ni se conoce a sí mismo”. A fuerza de sufrimiento, Pancho sabe mucho.

Hemos salido juntos una mañana por parajes cercanos: las Barrancas, el Mirador, Peña Morena… Ha recuperado masa muscular, recarga cada día la ilusión gracias a su responsabilidad de abuelo, ayuda en la última etapa de su empresa, se esfuerza en escribir mejor sus emociones y pregona prevención para ganarles la batalla al virus y al cáncer.

Su trayectoria es un ejemplo vivo, su actitud le mantiene joven. Coraje y sonrisa.