Juan Andrés Saiz Garrido – Con la gente

96

Conocí a Jesús Torres en otoño de 1970; osea, la Asociación de Jóvenes cumplirá pronto medio siglo (aviso para navegantes). De Jesús he aprendido cosas. En mayo de 2008 Tatán y yo le visitamos en Mozambique cuando empezaban las obras de diez dispensarios médicos financiados por el Ayuntamiento de El Espinar, Caja Segovia y muchos amigos. Luego costó bastante que los nativos participaran con su trabajo, hasta que una mujer valiente se encaró al jefe: “O trabajáis o lo haremos nosotras; estamos hartas de ver morir a nuestros hijos sin asistencia”.

Al tiempo, quedamos perplejos ante la ruina temprana de muchos proyectos de cooperación, tras la foto de rigor. Jesús nos lo aclaró: “La clave no es hacer muchas cosas para la gente, sino con la gente, porque se defiende lo que cada uno consigue con su esfuerzo, pero no lo que te regalan”.

Aquel viaje fue aleccionador; hoy resalto lo importante que es escuchar a las personas y conseguir su implicación: en la familia, en la política, en la empresa, en los colectivos, en la vida diaria… Jesús vuelve cada año a Mozambique para intercambiar ayudas. Kupfunana funciona. También comprueba que las cosas que hizo en común —con la gente— a lo largo de 28 años siguen vivas, entre ellas los citados dispensarios. La Asociación de Jóvenes, también.