José María Martín – El CD La Escuela

101

Solo han transcurrido 36 años –faltan unos meses para la efemérides-, desde aquel año 1984 y mes de septiembre, en el que un grupo de entusiastas deportistas de la casa y un par de ‘locos’ en la directiva, se lanzaron a la aventura –entusiasmo no les faltaba-, de inscribir al Club Deportivo La Escuela en la competición más importante que del fútbol sala se jugaba en España. ¡Olé!

Hasta ese momento habían disputado torneos de 24 horas en el Serichol; algún partido ‘internacional’ con equipos de provincias limítrofes… y querían salir del ‘cascarón’ para demostrar –algunos ya lo habían conseguido en el fútbol-, que aquí también había calidad en un deporte que se lanzaba a la aventura de abrirse camino, incluso, entre la lucha de dos federaciones que lo querían para sí.

En el pleito ganó la que más medios tuvo para defenderse. Si en vez de bautizarlo con el nombre y apellido de fútbol sala, solo dejan el apellido, el sala habría andado por sus caminos dentro de sus posibilidades. ¿Le habría ido mejor? ¿peor? Allá cada cual.

Pero, a lo que te voy. Aquella primera plantilla que se unió para iniciar un camino que llevó al sala segoviano pasados lo años a lo más alto de este deporte, y no solo en España, la dirigía técnicamente Mariano Martín Guijarro (¡deseo que al recibo de esta te encuentres bien!), y la plantilla la conformaban doce jugadores. Ellos, estos nombres, fueron los que pusieron la primera piedra:

Javier Arroyo González, Juan de la Cruz, y Javier Illanas Calvo (porteros); Malaquías del Pozo de Frutos; Leonardo Sánchez ‘Marcos’, Angel Luis Martín Guijarro, Antonio Fdez-Díaz Pavón ‘Diego’, Santiago Duque ‘Santi’, Miguel A. San Hipólito ‘Poli’, Luis Martín Isabel, Vidal Troutiño, José Antonio García Prieto, Ángel Martín Cerezo, Jesús Vega Benito ‘Susi’ y Luis Fernández Sancho.

En la “directiva”, con el fin de solucionar todo lo solucionable, estaban Agustín Martín ‘Tato’ y Jesús Fernández Martín, que ejercía de delegado.

Sin más. Y lo pasao…