José Mª Martín Sánchez – El Caserón de Cal de Águilas

El pasado de lo que desde algunos años atrás conocemos los segovianos como Teatro Miñón, tiene su “miga”. Retazos de esa historia cambiante son los que puede leer a continuación:

Situación: final calle Victoria (1).

Antecedentes: caserón propiedad de Mencía del Águila (2), -siglo XII- a la que el rey Alfonso XI, en minoría de edad, le dio el gobierno de la ciudad.
Fundación: año 1592. Se ubica el Convento Ntra. Sra. de la Victoria –Mínimos.

Patronos: el regidor de la ciudad, Andrés Moreno y su esposa Inés de Herrera. El obispo, Andrés Pacheco, junto a Fray Gerónimo de Castro, firmaron los escritos de posesión.

Extinción: ley 25/10/1820. Fernando VII: “se suprimen todos los conventos y órdenes religiosas”. Fue la primera desamortización en España. Cinco frailes “poblaban” entonces la Casa.

Nuevo “propietario”: el desamortizado convento es asignado a la Junta Municipal de Beneficencia (3), con el fin de que se reconvirtiera en teatro. “Las ganancias irían en pro y beneficio de la Casa de Niños Expósitos”.

Tercera etapa: año1842. La capilla mayor se convierte en el escenario; las capillas laterales en palcos; las plateas y la nave central en patio de butacas; determinadas celdas que habitaron los religiosos pasan a ser camerinos de artistas… (4).

Teatro Principal: año 1844. El cambio. Dos años de acondicionamiento lo dejó así estructurado: “34 asientos de patio; 110 lunetas; 12 sillones; 4 palcos bajos; 22 principales con el de la presidencia; 1 galería y cazuela en el piso 2º. En total, daba cobijo a 400 personas” (5).

Se inaugura el ocho de abril. Se levanta el telón con la obra “Bandera Negra”, del malagueño Tomás Rodríguez-Rubí. Cuatro actos y en verso, ambientada en 1661.
Características: una pequeña fila de palcos y plateas con antepecho de madera, cerraba sus muros, y unas lunetas, forradas con bayeta encarnada, constituían el patio, limitado en su frente por una gradería estrecha que se llamaba anfiteatro.

Gallinero: las localidades altas estaban constituidas por una delantera, y un espacio destinado a entrada general, que se conocía generalmente por el gallinero. Público joven y jaranero, del cual formaban parte, principalmente, empleados modestos y alumnos de la Academia de Artillería… Con frecuencia surgía la división de opiniones entre el público de la sala y el del gallinero y entonces estallaba el escándalo y arreciaban las protestas, llegando el caso de interrumpirse la representación “hasta que se calmaban los ánimos…” (6)

Arrendamiento: año 1846. José Bagá, director de una compañía dramática madrileña se hace cargo del teatro. Un año más tarde lo “coge” la compañía de Andrés Toribio.
Cine: año 1897. El teatro Principal se convierte en sala de proyección. Primera “película”, Kinematógrafo, “fotografías animadas”. El experimento se repitió en marzo del año siguiente.

Teatro Miñon: en el mes de mayo del último año citado, se lleva a efecto una nueva restauración. Es nuevo propietario el industrial Gregorio Miñon, que da nombre al coliseo.

El “otro” cine: año 1907. Actúa un espectáculo de autómatas. titulado «Teatro Narbón». Alternaban, junto con la representación de obras teatrales de su repertorio, películas, que eran declamadas y explicadas por los artistas de la compañía.

Funciones teatrales: dos veces/día: tarde 6 a 8; noche, entre 10 y 11 dependiendo de la época del año. En ocasiones, pocas, se realizaba una tercera función, conocida como de sobremesa, entre las 15 y 16:30 horas, de los domingos.

Siglo XX. Atrás habían quedado 63 años de teatro en el que fuera Caserón De la Cal de Águila. Más obras del ladrillo hubo después para readaptación. Ahí llegó el Garaje España, con sección mecánica del automóvil y ¿primera? Escuela de Conductores de Segovia…

——————————

(1) En el barrio de San Esteban esta zona llevaba el nombre de “Cal (calle) de Águilas”. Perduró desde la “etapa loca” de Mencia, hasta la llegada de los frailes.

(2) Mujer revoltosa y de armas tomar. “Noble rica y ambiciosa, con hijos, yernos y parientes que dominaron la ciudad a su antojo”. Colorado y Laca, Segovia, 1908.

(3) Presidido por el jefe político y formado por el obispo, dos miembros del cabildo, un diputado provincial, un consejero provincial, un médico y un patrono de una institución benéfica. La Junta de Segovia funcionó, pasando por manos de diferentes organismos, entre 1840 y 1940.

(4) Mariano Grau, El Teatro en Segovia, 1958.

(5) Descripción de Pascual Madoz.

(6) El Adelantado, 29/2/1928