José Luis Cuenca Aladro – Riaza, una “cata” muy solidaria

716

Hay instituciones de la sociedad civil que de no existir, bien merecerían la pena de ser creadas. En la Villa de Riaza, la “capital alpina” del nordeste segoviano, existen varias que bien podrían ser referentes para ello. Por ejemplo: la Asociación de Amas de Casa Cruz de Mayo, la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) de Riaza, la Asociación de jubilados “Virgen del Manto”, la Asociación Cultural El Rasero, la Agrupación Deportiva Sporting Riazano, la Peña Taurina de Riaza, la Asociación Cultural “El Toro de los Mozos de Riaza”, la Asociación y Comisión de Peñas en Fiestas, la Asociación Cultural “Amigos de San Cristóbal”, la Escuela de Música “Riaza al Compás”, la Asociación “Grupo de Dulzaina Tierras de Riaza”, el “Grupo de Danzas y Jotas de Riaza”, la Asociación Micológica “Villa de Riaza”, el Club de Montaña “El Desfiladero del Riaza”, el Club Ciclista de Riaza, la Federación de Pueblos de Riaza… y alguna que otra más de índole diverso. Todas ellas se ocupan y preocupan de cumplir con una serie de objetivos comunes, que no son otros que el de conseguir y favorecer una convivencia transversal y pacífica entre todos los pobladores de nuestro término municipal. Naturalmente, detrás de todas estas organizaciones, y al frente de ellas, están personas muy activas y sólidas con vínculos fuertes y con pertenencias claras, aunque no rígidas. Personas capaces de mirar el lado bueno de las cosas y construir desde el lado sano. Y es que Riaza es, sin duda, “el pueblo más sano” en toda la extensión de la frase.

Hoy, sin embargo, quisiera recabar su atención y lectura para poner en valor el inmediato evento que tendrá lugar en Riaza el próximo sábado día 2. Lo ha programado la Asociación de Catadores de Riaza que preside su creadora y fundadora la ingeniera agrónomo y enóloga María Berzal. Fue hace 10 años, en 2008, cuando dicha asociación se puso en marcha, y desde entonces han sido muchas las actividades llevadas a cabo, todas las cuales han gozado siempre de gran aceptación por parte de sus socios y aficionados al mundillo de los vinos… La “Cata Solidaria” prevista para mañana sábado coincide con la celebración del X aniversario de la Asociación, y va más allá: la recaudación de la misma irá integra a la Fundación Aladina que preside y creó en 2005 Paco Arango (hijo del exitoso empresario mexicano-español Plácido Arango, afincado en España desde la década de los sesenta del pasado siglo y fundador de la cadena de restaurantes VIPS). Paco Arango lleva más de 19 años dedicado en cuerpo y alma a sus proyectos, encaminados todos a mejorar las condiciones de vida de los niños enfermos de cáncer. No pasa un solo día de la semana, o del año de que se trate, que no esté junto a ellos. Todo su tiempo y el de sus equipos de la Fundación Aladina es para ellos, para los niños, para hacerlos felices en todo momento y así restar un poco de drama a la tragedia que supone tener un hijo con cáncer. Paco Arango, según él mismo dice, no tiene hijos, pero sí tiene diez mil “no suyos” a los que procura que no pierdan la sonrisa nunca. La filantropía benefactora “extrema” del ciudadano Arango, el alma máter de la fundación, su desprendimiento, su generosidad y su caridad humanitaria no tienen parangón.

El ayuntamiento de Riaza y el mítico (por su excelente trayectoria culinaria) restaurante La Taurina de Mariano, hoy ya en su tercera generación con Alberto y su hermana Natalia al frente del mismo, prestarán su desinteresada colaboración para que el acto tenga la repercusión que se merece en marco tan excepcional. Los riazanos, siempre tan cooperantes y solidarios, acudirán a la convocatoria y abarrotarán el amplio local situado en nuestra incomparable Plaza Mayor porticada. Estoy seguro de ello. Y es que no es para menos.

El programa que ha preparado María Berzal y su junta directiva no tiene desperdicio. Es de alto nivel. De auténtico nivelazo, diría yo. Las bodegas invitadas son de enorme prestigio y los ponentes (bodegueros, enólogos, sumilleres) harán las delicias de todos aficionados al vino, ya sean expertos o iniciados, al descubrirnos todos los secretos de sus elaboraciones y creaciones.

A las 19,30 es la cita. La anunciada presencia de un divulgador veterano de la gran categoría de José Peñín (fundador de la icónica revista “Sibaritas” y de la afamada y prestigiosa “Guía Peñín”) promete una velada de garantía. No es, por cierto, la primera vez que José Peñín nos visita. Le recuerdo una “cata” memorable que ofreció en Riaza hace casi tres décadas en el ya desaparecido espacio gastronómico restaurante “El Patio”, que regentaba por entonces ese gran gourmand que fuera y es nuestro paisano y vecino Carlos Alcón. Fue una cata vertical, sublime, de las mejores añadas ochenteras de la bodega de los hermanos Pérez Pascuas “Viña Pedrosa”, situada en Pedrosa de Duero. Creo que aún conservo en casa alguna botella bordelesa de su reserva del 82, considerado en aquellos años como la joya de la corona de la bodega.

Peñín es, como digo, un maestro, un referente. Un enólogo de enólogos, a la altura de los más grandes como Gonzalo Sol, Joaquín Merino, Andrés Proensa, Cristino Álvarez “Caius Apicius”, Carlos Maribona, Andrés Sánchez-Magro, Peter Sissek, Robert Parker, Carlos Falcó, Mariano García, Pablo Álvarez, Custodio Zamarra, Pablo Estévez, Juan Antonio Herrero, Mónica Peñas, Paola Medina, Yolanda Barahona, María José Huertas… Hay otros muchos que sería muy prolijo el nombrarles uno por uno. Será un placer aprender de alguien que, como Peñín, todo lo sabe acerca del vino (la única obra de arte que se puede beber) o, como decía Lord Byron… “El vino consuela a los tristes, rejuvenece a los viejos, inspira a los jóvenes y alivia a los deprimidos del peso de sus preocupaciones”. El buen vino, además, bebido con moderación es muy saludable.

Las Bodegas Hispaño-Suizas llegan desde la meseta valenciana hasta el “Piamonte” riazano para ofrecernos un cava brut nature denominado Tantum Ergo que, elaborado con uvas francesas Chardonay y Pinot Noir, son toda una novedad que harán las delicias, seguro, de sus degustadores. Un Ribera del Duero de la muy buena añada de 2016 llega desde Mambrilla de Castrejón (Burgos) de la mano de su creador Juan Carlos Vizcarra: Torralvo BV. Bodegas Velvety Wines llega con Mónica Peñas desde la “milla de oro” en Pesquera del Duero y su aterciopelado crianza “Velvet 2018”, un vino de elaboración artesanal 100% de uva tempranillo. No faltará un rioja de Laguardia elaborado con mimo en la Finca Reñana de Bodegas Luis Alegre, un vinazo reserva especial de 2014 varietal de uvas tempranillo (95%), graciano y mazuelo. Por último, Ossian Vides y Vinos de Nieva (D.O. Tierras y Vinos de Castilla y León) y su monovarietal (verdejo) “Quintaluna” promete sensaciones sin cuento. La verdad es que se ha puesto de moda desde hace unos pocos años solicitar en las barras de nuestras tabernas ilustradas “un vino verdejo” a la hora del aperitivo y del tapeo. En Nieva precisamente, las toledanas Bodegas Martúe elaboran un vino del que guardo recuerdos excepcionales: Blanco Nieva Pie Franco Verdejo. También los Martivillí, Cuatro Rayas de Viñas Centenarias, Marqués de Riscal o Protos son muy buenos. Seguro que “Quintaluna”, al que Robert Parker ha puntuado con 92 puntos, nos va a sorprender muy gratamente también.

En definitiva amigos, planazo para la gran tarde solidaria del sábado que no se pueden perder por nada del mundo. En esta época de desencanto, confusión, promesas incumplidas y falta de horizontes, educarnos en la creatividad y en los valores es lo único que nos puede acercar al verdadero estado de bienestar y de felicidad. Nuestra tendencia a la posesión y el disfrute sólo puede ser superada por la actitud de generosidad cuando sentimos de cerca la grandeza de un valor esencial como es el de la solidaridad. La Asociación de Catadores de Riaza nos ofrece una gran oportunidad que no podemos desaprovechar. La Fundación Aladina lo agradecerá. Los niños enfermos también.