José Luis Aceves Galindo (*) – La futura PAC: salto a la modernización del tejido rural

Algunos agoreros de la “casposa derecha” política y mediática, se frotaban las manos esperando para salir en tromba a criticar la falta de liderazgo y de acuerdo europeo en la Política Agraria Común, en un contexto marcado por el Covid-19 y el agujero presupuestario por los efectos del Brexit. Pero el esfuerzo negociador e influencia del Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez consiguió cumplir con el objetivo marcado, resultando que no descienden los fondos europeos para nuestro país. ¡Ni en sus peores sueños imaginaban ver lo conseguido!

El acuerdo europeo alcanzado el 21 de julio es tremendamente mejor para la PAC que el propuesto en mayo de 2018, cuando aún gobernaba el PP. En concreto, la PAC tiene para el conjunto de la UE 21.000 M€ más. Sus críticas ahora demuestran que no se alegran de nada positivo para España, su única obsesión es criticar al Gobierno de España y al Presidente, sin arrimar el hombro para ayudar a los interesados. Los fondos destinados definitivamente a ambos pilares de la PAC, Fondo Europeo Agrícola de Garantía Agraria (FEAGA) y Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) (ayudas directas y desarrollo rural) y 750 m€ procedentes del fondo Next Generation EU, suman aproximadamente 47.682 millones de euros corrientes, cifra equivalente a la que ha dispuesto España en el anterior periodo 2014-2020 (unos 47.500 millones de euros en unidades corrientes).

Su estrategia errática sirve ahora para utilizar, la maniobra de la distracción con cifras con unidades constantes para ensombrecer la cuestión, ya que la realidad es que se han mejorado las cifras según las dejaron en 2018 en su gobierno y para borrar que con su mandato aplicaron en la disciplina financiera recortes lineales a todos los agricultores (8,64%) que perjudicó a los más pequeños y benefició a los grandes. Ninguna lección pueden dar en políticas agrarias.

En nuestra provincia, el sector contempla a unos 3.800 agricultores y ganaderos, con un peso en el PIB provincial de entorno al 10,5 %. Además desde el 2014 la provincia ha perdido el 32,79 % de los beneficiarios de la PAC, al pasar de 8.634 solicitudes a tan sólo 6.502. La nueva PAC entrará en vigor en 2023, y durante los años 2021 y 2022 se aplicarán las reglas de la PAC actual pero con el nuevo presupuesto, por ello el horizonte que se abre con la aprobación en otoño de los reglamentos europeos de desarrollo y la propuesta del plan estratégico nacional debe servir, para con la ayuda y participación de todos conseguir mejorar en nuestra provincia la realidad de agricultores y ganaderos, que tanto aportaron durante los momentos más duros de la pandemia para llevar los alimentos de calidad a nuestras mesas y que son el sustento del medio rural. Los precios justos son necesarios.

Ahora todo el sector, el Ministerio de Agricultura, las administraciones autonómicas y las opas deben trabajar desde la unidad y de forma constructiva por un Plan Estratégico Nacional de la PAC, con reglas distintas para atender la definición acertada del agricultor genuino aunque confieso que me gusta más denominarle a titulo principal, ya que deberá tener ingresos procedentes de la actividad agraria entre el 20 % y el 50%. Simplificar los trámites y facilitar la incorporación de jóvenes, así como la plena incorporación de la mujer, tan importante en el presente y futuro. Además, de establecer un límite máximo de cobro, llegar al 60 % en los pagos directos, el régimen de los pequeños agricultores, el incremento de la superficie de agricultura ecológica y definir unos buenos eco-esquemas para hacer frente a los desafíos medioambientales, convirtiendo la transición ecológica y la digital en una oportunidad para asegurar la sostenibilidad económica, social y medioambiental de las explotaciones agrarias y del medio rural.

A ello estamos emplazados todos como país, para dibujar el siguiente decenio de políticas agrarias y para demostrar que con todo ello el acuerdo es bueno para Europa y para España.

(*) Diputado por Segovia