Jesús Blanco (*) – El funcionamiento de las UCIs durante la pandemia del COVID-19

465

Ante las diferentes manifestaciones aparecidas en diversos medios de comunicación en relación con la entrevista publicada en EL ADELANTADO de 18 julio de 2020 deseo expresar lo siguiente:
1. Desde mi nombramiento como Coordinador de la Atención de Pacientes Críticos del SACYL, he mantenido un contacto permanente con todos los responsables de las UCIs de los hospitales de Castilla y León (CyL), incluido Hospital General de Segovia. He estado por tanto permanentemente informado de primera mano de la dramática situación que se vivió en este hospital durante el período álgido de la pandemia.

2. Todos los hospitales de CyL y de la mayor parte de España, ante la avalancha de pacientes críticos Covid-19, tuvieron que expandir las UCIs utilizando otros recursos hospitalarios. Ello pudo llevarse a cabo en nuestra Comunidad Autónoma gracias a la enorme plasticidad demostrada por nuestros hospitales al conseguir, entre otras transformaciones, multiplicar las camas nominales de las UCIs hasta por cinco en algún caso. Para ello fueron necesarios: 1/ la utilización de las Unidades de Reanimación Postanestésica (REA) y 2/ la transformación en muchos hospitales de quirófanos y otras áreas en zonas de asistencia a críticos. El conjunto de las camas y recursos de la UCI clásica y los recursos extra añadidos fue denominado UCI extendida. Esto requirió la incorporación de los Servicios de Anestesiología y Reanimación a los equipos de atención a los pacientes críticos Covid-19, sin cuya contribución habría sido imposible la cobertura asistencial de estas UCIs extendidas. En todo momento, consideré las UCIs extendidas como las únicas unidades de gestión existentes, pasando las UCIs clásicas a formar parte de ellas. Sin estas premisas habría sido imposible la gestión de las camas y de los traslados de pacientes críticos de unos hospitales a otros.

3. La UCI del Hospital General de Segovia no fue una excepción en cuanto a la creación de una UCI extendida, pasando de las 10 camas de UCI habituales a 30 (14 en la UCI tradicional; 12 en la Reanimación Postanestésica; 4 boxes de Urgencias).

4. Es a las UCIs extendidas a las que me he referido en todo momento en la entrevista publicada en El Adelantado al responder textualmente a una pregunta sobre el desbordamiento de la UCI de Segovia: “Al principio de la pandemia, todos estábamos desbordados. Pero puedo decir que desde el momento en que yo asumí la coordinación en ningún momento se produjo en las UCIs de CyL lo que me está diciendo. Le hablo de los pacientes críticos, el ámbito de mi responsabilidad de coordinación. Y doy datos: desde Segovia se trasladaron 27 pacientes intubados a Valladolid, de los que 14 fueron al Hospital Río Hortega, y el resto al Hospital Clínico Universitario. En ningún caso, desde que asumí la coordinación, la UCI de Segovia estuvo desbordada, siempre hubo camas disponibles para admitir nuevos pacientes, como las hubo en el Río Hortega y en el Universitario…..”. Es un hecho constatable que las demandas de traslado de pacientes críticos siempre fueros atendidas (se trasladaron 27 pacientes intubados a las UCIs extendidas de los hospitales de Valladolid) y en todo momento hubo camas disponibles para atender pacientes críticos Covid-19 (principal objetivo, que no único, de mi actuación como coordinador) en la UCI extendida del Hospital General de Segovia a partir del 24 de marzo de 2020, día siguiente a mi nombramiento con capacidad ejecutiva como coordinador autonómico.

5. Deseo resaltar la generosidad, sacrificio, entrega y profesionalidad de intensivistas, anestesiólogos, personal de enfermería, auxiliar y subalterno demostrados en la atención de los pacientes Covid-19 más graves en la UCI extendida del Hospital de General de Segovia, en condiciones muy difíciles.

6. Lamento profundamente las reacciones que mi entrevista ha generado en diversos ámbitos, de todo punto ajenas a mi intención, que siempre ha sido cooperar con las UCIs de Castilla y León y facilitar su trabajo en aras a una mejor atención a los pacientes y a los profesionales durante esta crisis.

——
(*) Coordinador de Pacientes Críticos de la Comunidad de Castilla y León.