J. A. Folgado Pascual – Demasiadas asignaturas pendientes después de…

94

Demasiadas asignaturas pendientes después de 16 años de gobierno socialista en Segovia (y II)

Incumplimientos notorios de las necesidades de urbanismo, obras y movilidad de la ciudad

Ya se ha comentado que el gobierno socialista no ha sido capaz todavía de poner en marcha el PEAHIS, con lo cual ha colapsado el urbanismo de dos terceras partes de la ciudad actual, a lo que cabe unir que no han racionalizado y agilizado el sistema de concesión de licencias, con notable impacto en la economía y el empleo local. Tampoco se han cumplido las promesas en materia de promover o facilitar la construcción de viviendas de protección oficial y de alquiler, dado que las realizaciones se han quedado tan sólo en el edificio municipal en calle de los Bomberos, cuyas viviendas sociales de alquiler no siempre están ocupadas plenamente, y alguna promoción privada en el nuevo barrio de la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia.

Capítulo especial merece la pérdida de peso específico de las inversiones directas y subvenciones de capital del área gestionada por la Concejalía de Patrimonio Histórico, preocupante en una Ciudad Patrimonio de la Humanidad. De los tres ARI/ARCH llevados a cabo por dicha concejalía con dinero fundamentalmente de otras administraciones, puede decirse que tan solo se ha completado en su integridad la de Judería, parcialmente San José y muy deficientemente Canongías, cuyo eje vial principal, por donde transita más del 90% de los visitantes camino del Alcázar (muy importante económicamente para la ciudad), se encuentra en un estado lamentable con amasijos de cables colgados de los balcones y fachadas con cajas de registro en muchos casos abiertas, sistemas de alcantarillado, saneamiento y abastecimiento de agua obsoletos con frecuentes fugas que provocan humedades en las paredes de las edificaciones (en su mayor parte rehabilitadas con dinero público) y aceras y calzada en un estado casi intransitable para sillas de personas con minusvalías, cochecitos de niños o carritos de la compra, por no mencionar el abandono del canal del Acueducto soterrado en dichas calles, que precisaría una rehabilitación por su valor arqueológico. El monumento más importante de la Ciudad Patrimonio, el Acueducto, se encuentra sin una Ordenanza de protección y de gestión. Por otra parte, puede suponerse lo que la demora en la aprobación definitiva del PEAHIS está suponiendo en el deterioro de la parte monumental de la ciudad.

El estado de las calles, a pesar del manguerazo de obras en vísperas electorales, se puede deducir de la reducción galopante de las inversiones que han pasado del máximo de 5,44 millones de euros de 2009 a 0,72 millones de euros en 2018. Algo similar ha sucedido en las inversiones para saneamiento y abastecimiento que han pasado de 1,1 millones de euros en 2009 a 0,27 millones de euros en 2018, cuando todavía abundan conducciones con fibrocemento y el agua que bebemos deja mucho que desear en cuanto al color, olor y sabor. El flamante Plan de Alumbrado aprobado hace varios años se ha debido de quedar en algún cajón, dado que las inversiones anuales en esta materia han sido simbólicas en los últimos años.

La movilidad es otra asignatura pendiente, dado que la gestión de los aparcamientos públicos ha dejado mucho que desear. No se han creado los necesarios aparcamientos disuasorios en las entradas de la ciudad, se ha desistido del previsto en Los Tilos, se ha cerrado durante tres años y medio el de José Zorrilla y el de Padre Claret ha sido objeto de un reequilibrio financiero, que supone para el Ayuntamiento asumir adicionalmente el mantenimiento integral de la avenida del Padre Claret y 60.000 euros anuales hasta el año 2045. Se han producido retrasos de más de dos años (al igual que sucede con la limpieza urbana, parking de superficie, grúa municipal, etc.) en la concesión del transporte urbano, inaugurada hace escasos meses, habiendo tenido que sufrir usuarios y trabajadores unos autobuses que se han renovado a cuenta gotas y presentaban deficiencias de seguridad y confort, lo que junto con el estado deplorable de muchas vías urbanas, por no hablar de la abundancia de barreras arquitectónicas, contribuye a que la movilidad sea una de las asignaturas pendientes que más incide en la calidad de vida ciudadana.

Otros incumplimientos y deficiencias

Tampoco se agota con lo dicho la lista de promesas electorales del PSOE en la ciudad de Segovia que no han sido realizadas en los 16 años que llevan gobernando. La restauración del Teatro Cervantes, tan necesaria para una ciudad cultural como Segovia, se encuentra en estos momentos con las cuatro paredes tras su demolición por el Ayuntamiento, a pesar de que más de once años ha coincidido el PSOE en los gobiernos de España y municipal.

El centenar largo de policías locales continúan en una nave industrial (en su momento ubicación “provisional”), cuando lo prometido era construir un módulo junto al cuartel de Bomberos, que también albergaría a Protección Civil.

Algunas de las también anunciadas hace 16 años instalaciones deportivas (Centro de Alto Rendimiento, Centro de Medicina Deportiva, Módulo cubierto de Atletismo, arreglo del Velódromo de Madrona, instalaciones en todos los barrios, etc.) todavía están pendientes.

Tampoco se ha abordado la recuperación del Valle de Tejadilla, a pesar de que figura en todos los programas electorales del período. El nuevo cementerio no se ha llegado a construir y lo peor es el estado en que se encuentra el del Cerro del Santo Ángel de la Guarda, con tejados de edificaciones que se hunden y tardan en repararse. Un año más el Real de la Feria va a tener que ubicarse “provisionalmente” en la calle de don Ramón Martínez (a la espalda de la Ciudad Deportiva de la Albuera). Podríamos seguir con más temas, pero creo que están inventariados los fundamentales. El PSOE ha tenido el gobierno de la ciudad, con diferentes apoyos (IU y, los últimos cuatro años, Ciudadanos), y la ciudad está como está. Sería deseable que los segovianos emitan su voto teniendo muy presente la gestión realizada y/o esperada.