Incapacidad consumada

89

Señora directora:

Los líderes políticos han demostrado una incapacidad sin límite. y por dignidad, por vergüenza, se deberían ir a casa. Porque la cantinela que oiríamos sería la del “y tú más”. Unos se inculparán a otros. Ninguno, siempre hay excepciones, ha tenido altura de miras; han desaprovechado una ocasión de oro, con una participación ciudadana, el 28 de abril, masiva y con ilusión. Ahora, la decepción y el cabreo, van de la mano. Se me viene a las mientes la hermosa poesía de Antonio Machado, “A un olmo viejo”: “Mi corazón espera…otro milagro de la primavera”. ¡Los políticos españoles parecen no tener remedio!

Jenaro Albarrán Martín