Hospital Policlínico / Hospital General (y II)

(Dos etapas de luchas e injusticias)

69

Plataforma en Defensa del Hospital Policlínico

2004-2019: Oposición a recuperar el Hospital Policlínico

En el año 1999 se aprobó un proyecto de remodelación del Complejo Hospitalario de Segovia, formado por el Hospital General y el Policlínico (el antiguo “18 de Julio”) que parecía altamente prometedor, y que quedó truncado con la culminación del proceso de transferencias sanitarias a las Comunidades Autónomas en el año 2001. Dicho proceso ciertamente no se llevó a cabo con el mismo rigor en unas comunidades y en otras, porque las comunidades que en aquel momento tenían el mismo signo político que el gobierno central fueron menos exigentes a la hora de ajustar las condiciones, como fue el caso de Castilla y León.

Segovia sufrió las consecuencias, y se llevó a cabo la primera fase del proyecto ya en marcha –remodelación del Hospital General– dejando en el olvido la segunda: la rehabilitación del Policlínico. Incluso el nuevo equipo gestor del Hospital decidió que se podía prescindir del antiguo hospital, llevando todos los servicios al nuevo, ignorando la finalidad principal del proyecto que era dotar al Hospital General de un 40% de habitaciones individuales. Metieron de manera forzada la mitad de las camas del Policlínico en el Hospital General y la otra mitad desapareció.

En paralelo, empezaron a sacar los servicios del Policlínico poco a poco, casi con nocturnidad, y fue en 2004, al trasladar la planta de estancias medias geriátricas y terminales, cuando un grupo de personas reaccionó y dio lugar a esta Plataforma en Defensa del Hospital Policlínico. Se hizo un primer escrito dirigido al Consejero de Sanidad, que tuvo contestación del Director General de Asistencia Sanitaria tranquilizando y afirmando que “…se estaba acometiendo la remodelación del Hospital y el Policlínico de Segovia”. En realidad acabábamos de perder 36 camas destinadas a estancias medias de geriatría, y el desalojo siguió adelante hasta que en noviembre de 2008 se cerró definitivamente el Policlínico, un hospital que tenía alrededor de 120 camas.

En varias ocasiones esta Plataforma ha descrito las circunstancias que rodean a este edificio, los pasos que se iban dando para intentar su recuperación como infraestructura sanitaria, y las repercusiones que tenía para la población el abandono del proyecto, pero ahora queremos fijarnos, haciendo una comparación con la etapa anterior que hemos descrito, en alguna de las trabas y dificultades por parte precisamente de los que tenían obligación de defender este hospital.

En el año 2012, ya con un nuevo Consejero de Sanidad, hay un cambio radical en la postura de nuestros representantes sanitarios y políticos, que hasta ese momento se habían instalado entre la ambigüedad y el escepticismo, y que pasaron de repente a una clara oposición. Por ejemplo, el Colegio de Médicos, que durante bastante tiempo había defendido la necesidad de camas para estancias medias, paliativos y otros usos, pasó a situarse fuera del problema: en una entrevista, su entonces presidente reconoce las carencias que sufre la población de Segovia, y al hablar del Policlínico afirma que “No entramos en una discusión que cada vez se encona más y desgraciadamente con tintes no estrictamente sanitarios”. Pero los tintes sí que eran sanitarios, desde entonces han pasado muchas cosas, y sin embargo no ha tenido a bien hacer la más mínima declaración sobre la penosa situación de Segovia por la pérdida de espacios sanitarios, que se ha ido agravando con el tiempo.

Muy poco después, y con la Consejería de Sanidad claramente en contra de la recuperación del Policlínico, el entonces Gerente de Área envía a los medios de comunicación una “Carta abierta sobre la Sanidad en Segovia”, manejando datos estadísticos con una gran falta de rigor en la interpretación de los mismos. Incluso se permite decir que “En el Hospital Policlínico no había hospitalización de media estancia antes de la obra, sólo había una unidad de hospitalización de agudos”, cuando todos los segovianos de la capital y de la provincia teníamos constancia de familiares que habían estado ingresados allí durante un tiempo hasta que se recuperaban o fallecían. Y remata su escrito: “Toda la información recibida por los responsables de la Sanidad de Segovia o por el Delegado Territorial se tramita de forma inmediata al Consejero de Sanidad y al Gerente Regional de Salud. Por tanto, el Consejero está perfectamente informado de los asuntos referentes a la Sanidad en Segovia”. Total que, con “amigos” como éste, no nos hacían falta enemigos.

Pero es que tampoco cuando hemos mandado información directamente a Valladolid (que ha sido en varias ocasiones) ha servido para nada. Un ejemplo. En febrero de 2015, con la legislatura recién estrenada, esta Plataforma decide enviar al Presidente Herrera un informe de la problemática de Segovia. Puesto que el controvertido tema de la propiedad del inmueble era uno de los que la Junta esgrimía para no hacerse cargo del edificio, de entre toda la amplísima documentación con la que contábamos decidimos adjuntar al informe únicamente el escueto escrito del Oficial Mayor del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en el que se reconoce que “En el Registro de la Propiedad consta la titularidad a favor del Estado sin cargas ni gravámenes sobre la misma”. Pues bien, recibimos contestación no del Presidente de la Junta, ni por descontado del Consejero, sino del Gerente Regional de Salud que despacha el asunto –evidentemente sin haber leído nuestro escrito– con lo siguiente: “Como ustedes conocen, este edificio pertenece al Patrimonio Sindical acumulado y su propiedad, por tanto, la ostenta el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. La Administración de la Comunidad Autónoma solo lo tuvo cedido en uso, habiendo procedido a su devolución en febrero de 2014”. No cabe mayor desfachatez.

No queremos abundar más, pero sí hacer llegar a los segovianos que ahora tenemos grandes esperanzas en que la rehabilitación del Hospital Policlínico sea un hecho. En la primera etapa que hemos descrito fueron los jefes de los organismos oficiales los que se movilizaron, pero ahora, en un sistema democrático, son nuestros representantes políticos los que tienen que dar los pasos que sean necesarios. Esta Plataforma ha mantenido reuniones con todos ellos en varios momentos, y en ocasiones nuestros procuradores llevaron a cabo intentos de implicar a la Junta en este proyecto sin éxito; pero ahora confluyen unas circunstancias que posibilitan una toma de decisión favorable. Los representantes de Ciudadanos han hecho público su apoyo a la causa y los procuradores en las Cortes de Castilla y León del Partido Socialista han presentado una Proposición no de Ley para su debate y votación ante la Comisión de Sanidad. Además, se acaba de aprobar definitivamente el PEAHIS que define el Policlínico como de “usos sanitarios y hospitalarios”, en una votación que se aprobó por unanimidad de todos los grupos políticos, lo que, como decimos, abre un panorama altamente esperanzador. Por otra parte, tras el nombramiento del nuevo Delegado de la Junta de Castilla y León, le hemos hecho llegar una petición para mantener una reunión en la que podamos exponer a fondo un tema que es de sumo interés para la calidad de vida de los segovianos.

Han pasado quince años y ya nos toca. La situación sanitaria de nuestra provincia tiene unos problemas que se agravan día a día, y la falta de camas y de espacios para diversos servicios es evidente por mucho que quieran distraer manipulando datos y estadísticas. Como hemos repetido en muchas ocasiones: es imprescindible que Segovia recupere el Policlínico para tener una sanidad no ya mejor, sino equiparable a la del resto de la Comunidad.