Gracias, muchas gracias

Señor director:

Recientemente mi marido Tomás García ha estado ingresado durante casi dos meses en la 2ª Planta de Nefrología del Hospital General de Segovia. Aquejado de diferentes patologías, ha requerido numerosos cuidados por parte de todos los profesionales de la planta desde el primero al último.

Cuidados que le han sido prestados con tanta dedicación, cercanía y calidez, que quiero agradecerlos desde ésta sección del periódico para que quede constancia públicamente de la magnífica labor que llevan a cabo con los pacientes.

Siempre que les he manifestado mi agradecimiento, me han contestado con toda sencillez , que era su trabajo, y es cierto, pero el trabajo se puede llevar a cabo de muchas formas, y en este caso su labor ha tenido un punto de excelencia que nunca agradeceremos bastante.

Gracias, muchas gracias, nunca lo olvidaremos.

Maribel Egido Carrasco