Félix García de Pablos – La recuperación de la autopista de Segovia

La concesión administrativa del primer túnel para atravesar el puerto de Guadarrama, fue concedida por Orden Ministerial de 27 de julio de 1960, por un plazo de 75 años a la entidad Canales y Túneles, de conformidad con la Ley 26 de febrero de 1953, sobre construcción por particulares de carreteras de peaje. Una concesión anormal, dado que estaba en tramitación la Ley 55/1960, de 22 de diciembre, de carreteras en régimen de concesión, la cual señalaba que las concesiones administrativas se otorgarían en concurso público, que garantizaría la libertad competitiva y la transparencia oportuna.

El éxito económico del primer túnel del Guadarrama, la obra se amortizó totalmente en 5 años, determinó que el Régimen de Franco iba a hacerse con el negocio y se aprobó el Real Decreto-ley 12/1967, de 27 de septiembre, sobre la autopista de peaje Villalba-Villacastín, que preveía una futura autopista entre Villalba y Villacastín, con posible prolongación a Adanero y también la integración del primer túnel de Guadarrama. Lo que obligó a los accionistas de la concesionaria del túnel (Canales y Túneles, SA) a aceptar la entrega del túnel a la entidad IBERPISTAS. El proceso se consumó con el Decreto 129/1968, de 18 de enero, el cual procedió a la adjudicación de la autopista Villalba – Villacastín a IBERPISTAS, con un segundo túnel.

En segundo lugar, el Decreto 2583/1972, de 18 de agosto, volvió a adjudicar a IBERPISTAS la autopista Villacastín a Adanero.

El plazo de concesión de la autopista Villalba a Adanero terminó el 29 de enero de 2018. Sin embargo, el volumen del negocio determinó que el Real Decreto 1724/1999, de 5 de noviembre, adjudicara de nuevo a IBERPISTAS la concesión administrativa para la construcción, conservación y explotación de los tramos de autopista de peaje: autopista A-6, conexión con Segovia y autopista A-6, conexión con Ávila, así como la conservación y explotación de la autopista de peaje A-6, tramo Villalba-Adanero, desde el 30 de enero de 2018.

La concesión señalada, como indicaron los otros licitadores, fue realizada de forma anómala y contraviniendo la normativa de la Unión Europea, como señaló el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en la sentencia de 22 de abril de 2010 (C-423/07).

Ante la ilegalidad del procedimiento de adjudicación, el Real Decreto 525/2012, de 9 de marzo, modificó los términos de la concesión de las autopistas: A6-Villalba –Adanero, Ávila y Segovia, reduciendo el plazo de la concesión en 7 años, plazo que deberá quedar fijado entre el 18 de noviembre de 2024 y el 18 de noviembre de 2029, con posibilidad de una nueva prórroga adicional de 7 años.

Por ello, los ciudadanos de Segovia, deberíamos reivindicar el cese de las citadas autopistas de pago, entre ellas la de Segovia, el día 18 de noviembre de 2024, sin posibilidad de prórroga, al haberse pagado religiosamente desde el año 1963 el paso del túnel de Guadarrama.

Un cese del abono del precio que permitiría una comunicación libre y directa de nuestros productos a Madrid y el sur peninsular. Una libertad de comunicación que abriría nuevas perspectivas económicas para la Provincia de Segovia.