Publicidad

Ha acabado el verano y la gente vuelve a su trabajo, empiezan los colegios y las universidades, empieza la rutina que tanto se echa de menos. Todo ha vuelto a funcionar menos la nueva Legislatura. Han pasado ya 4 meses, 129 días desde que se celebraron las elecciones generales y todavía estamos sin Gobierno.
Tenemos a un Presidente en funciones, que si por él fuera estaría en funciones toda la vida, y así no tendría que someterse a ningún control parlamentario y podría hacer lo que le viniera en gana sin necesidad de dar ningún tipo de explicaciones. Realmente trabajar por los españoles, no ha hecho nada, salvo viajes y fotos.
Estaba convencida que en julio habría un Gobierno de izquierdas en España. Un Gobierno de izquierdas progresista con el consentimiento de los independentistas, nacionalistas y los pro etarras. Pero todos pudimos ver en directo que en el Debate de Investidura no estábamos hablando de España ni de los problemas de los españoles, sino que asistíamos a una lucha de egos de dos personajes o personajillos, que se creen muy por encima del interés de España.
Faltan 16 días para que se acabe esta situación de bloqueo y parón en el que Sánchez ha metido a España. Hasta el último momento no sabremos nada. Seguiremos asistiendo a un juego de ambiciones personales entre dos tramposos, Sánchez e Iglesias. Y cada día habrá más paro, más incertidumbre, más riesgo. Y lo peor es que si hay elecciones, volveremos a estar donde estábamos


Diputada del PP por Segovia