El paraíso que vive en mis vecinos

2326

Señora directora:

Trataba el que suscribe, charlando con el Sr. Secretario del Ayuntamiento del Real Sitio, D. Carlos Frías, de argumentar qué hay en el interior de mis queridos y admirados vecinos; qué fuerza les empuja a comportarse de ese modo; qué puede explicar lo que ha ocurrido estos días en el Paraíso en el que tengo la suerte de convivir con todos ellos.

Y no crea, querida amiga, que es fácil de explicar. ¿Cómo puede alguien comprender que la Guardia Civil y Protección civil tuvieran que esforzarse para que los vecinos no se lanzaran desbocados a luchar contra el Leviatán? ¿Quién puede comprender esa ola imparable de fraternidad, respeto y amor por el bosque, por las montañas, por el entorno? Me contaba mi querido amigo Carlos Frías que, desde el primer momento, cientos de vecinos marcharon a poner a disposición de la defensa del monte sus coches, sus pertenencias, su esfuerzo. Su vida. En pocos momentos, mientras se declaraba el nivel de riesgo grave, una masa compenetrada se organizó para apoyar a profesionales y voluntarios, brigadas forestales, a la Unidad Militar de Emergencias y a los medios aéreos, en su duro batallar contra el maldito Leviatán y su negra desolación.

Desde mi hijo de apenas trece años y sus amigos haciendo bocadillos, hasta la octogenaria Madre de Félix Montes guisando tortillas españolas, pasando por todos los fruteros, hosteleros, constructores, funcionarios, estudiantes y trabajadores de todo tipo con su Alcalde y Consistorio a la cabeza, el carrusel de solidaridad abrumó a todos los profesionales de la extinción de incendios allí presentes.

Luis Alonso Marcos corriendo a coger el camión de protección civil, Javito subiendo al cortafuegos, la brigada de voluntarios de la Fábrica de vidrio Verescence saliendo de su jornada y regalando otra en la lucha con la llama asesina; Juan Francisco Bellette Tapias y sus compañeros, guías de montaña, llevando todas las noches a las brigadas de extinción por el camino correcto, aunque tuvieran que buscarse botas, casco y ropa apropiada; Jesús Espinar, volviendo a la carrera desde Asturias para romperse la espalda en el flanco derecho o Gustavo, su hijo Marcos: Adrián Alonso y su hermano Álvaro; todos ellos, cada uno con su gota de sudor, el dolor de sus piernas, el tiempo de sus trabajos, negocios, estudios, descanso y vacaciones; todos ellos, han conseguido derrotar al monstruo desatado la funesta tarde del domingo 4 de agosto de 2019, demostrando a quienes se acercaron a este Real Sitio lo que el Paraíso significa para cada uno de ellos. Que más allá de políticas de gestión confundidas, de errores en el planteamiento de protección del bosque, de la inexistencia de presupuestos para proteger lo que nunca debería estar en peligro, los vecinos del Real Sitio son parte incuestionable del Paraíso.

Por todo ello, de todas las figuras de protección que nos han regalado en los últimos años y que, visto lo ocurrido y lo que ocurre, poco aportan a los verdaderos protagonistas de este maravilloso entorno, la única que este humilde Cronista entiende como apropiada es, sin duda, la Reserva de la Biosfera. Es esta figura de preservación, por encima de todas las cosas, la única que se preocupa de no separar a los habitantes del Paraíso como parte de la Reserva de la Biosfera. Ya me dirán Vds. cómo entender que, para proteger el Paraíso, se saque del mismo a sus habitantes, se excluyan sus tradicionales usos y costumbres, se les impida cuidarlo como el jardín que para todos ellos es.

Por lo que a un servidor respecta, trataré de honrar los años que me queden de disfrute de este Paraíso a todos estos héroes y heroínas, vecinos y vecinas, que han conseguido que esta maravilla haya sobrevivido al infame atentado del fuego y el olvido institucional: Recordaré cada 4 de agosto que este Paraíso sobrevivió por su esfuerzo y dedicación y que un desastre como éste, ha de ser recordado por la victoria inherente al mismo, por el triunfo de un pueblo, de unos vecinos, que llevan el Paraíso en su interior.

Eduardo Juárez Valero, Cronista Oficial del Real Sitio