El aguante

373

Señora directora:

Se da uno cuenta enseguida que nuestro presidente del Gobierno ha mentido y ha defraudado en otras fases de su vida. ¡Qué gesto! ¡qué seguridad! ¡qué dominio de la situación! ¡qué desparpajo!. Algunas veces hasta lo puede decir 5 veces, sin pestañear. Carece de paladar y de corazón.

Leo la tira semanal del diputado socialista por Segovia y veo que nunca se sorprende de la gestión tan nefasta del Gobierno que él apoya. Yo creo que aguanta, por disciplina.
Jamás escribe, por ejemplo:

— Del apoyo de los proetarras en Navarra a los socialistas y a la recíproca. Ni de sus pactos recientes con los herederos de la banda terrorista, para derogar la reforma laboral.

— De las mentiras en campaña de su jefe de filas, para luego pactar con todos los enemigos de España.

— De la tesis falsa de su presidente, que tiene más mataduras que Rocinante.

— De las niñas prostituidas en Mallorca.

— De los encapuchados de Bolivia.

— De Ávalos, el aeropuerto y la turista no sé qué millón 999.999.

— Sobre el punto de vista de el ministro comunista Garzón con relación al turismo.

— De los cursos de formación.

— De la sentencia de los ERES.

— De estar acusado el PSOE de ser el partido más corrupto de Europa.

— De la falta de previsión sanitaria, pese al aviso de la OMS, frente al virus chino.

— De la gestión sanitaria después de desatada la pandemia del virus chino.

— De ser el país con más muertos en residencias de ancianos y sanitarios o mayor número de infectados por habitante.

— De estar situados a la cabeza del mundo en número de muertos por la pandemia. Llevamos por virus chino cerca de 45.000 muertos.

— De las denuncias penales por homicidio contra el Gobierno.

— Del descuadre presupuestario que se avecina de más del 22% del PIB.

— De la gestión económica que se está llevando a cabo, por el citado virus, con medidas tan pintorescas como prohibir las rebajas para ahogar al comercio que tiene almacén de sobra.

— De la cuarentena para los turistas. ¿Quién va a venir a España a que le detengan?

La hidra embustera y morrocotuda gubernamental piensa lavar el baldón y la mancha que les agravia, culpando al gasto sanitario de su desastrosa gestión en la lucha contra el virus.
Piensan estos social comunistas que: a más gasto mejor gestión.

Pero la pandemia y la crisis del virus chino, les ha devuelto a la realidad y ha demostrado que hay países como Singapur o Corea la del Sur que con un gasto público del 14,9% y 30,4% respectivamente, han gestionado la crisis mucho mejor que España, que tiene un gasto confiscatorio del 43,9 %.

Lo mejor es que esta taifa de vagos y embusteros del Gobierno sin buenas intenciones, se den por vencidos, se dejen de tomar en serio ellos mismos y que dimitan. Y nombrar una gestora o gobierno de transición presidido, por una mujer.

Pero una mujer seria y madre, no una charlatana tipo ministra de hacienda sacada de “el rastro de El Gran Kiki”.

Nadie mejor que las mujeres, para confeccionar presupuestos, para comprar y para no gastar.

Una mujer siempre contestará de forma pacífica y metódica a un pedigüeño: “amigo mío, no estamos para gastos”.

Uno se pregunta, qué país europeo va a apoyar un préstamo solidario a España con su historial en la gestión criminal del virus chino.

Y qué me dicen de la forma de encauzar la ruinosa economía, a base de más gastos e impuestos, sin pensar en ahorrar o adelgazar el Estado.

¿Quién en su sano juicio va a venir a invertir a España?

La célebre renta básica como la solidaridad tiene un fin muy loable, pero no puede ser impuesta por la fuerza. “No es el fin el que justifica los medios, sino que son los medios los que justifican los fines”. No se puede anteponer solidaridad a crecimiento económico, para ello la financiación tendría que ser a través de recortar gastos no de subir impuestos que nos impediría crecer económicamente.

Al diputado socialista por Segovia le recomiendo: que se resine como los pinos e irse a casa a la campana de madera como dicen los franceses o a la chita callando.

Al final no me extrañaría que la culpa del mal se la achacaran a Dios, diciendo que le gusta hacer experimentos con los pueblos.

Nazario Merino