El Grado de Enfermería, más cerca

Hace ahora un año y tres meses, una información de El Adelantado alertaba sobre la cuestión: Segovia iba a seguir siendo la única provincia de España que no contaba ni iba a contar a corto plazo con los estudios del Grado de Enfermería. La Universidad de Valladolid (UVa) en el campus María Zambrano de Segovia había anunciado la no implantación de dichos estudios en la ciudad. Durante el tiempo que media desde la publicación del artículo hasta el día de hoy, y tras la denuncia de este periódico, determinados colectivos sociales han reaccionado reclamando su implantación dentro del programa universitario ofrecido a los alumnos. Desde el sindicato SATSE hasta la Cámara de Comercio. Conociendo que la decisión administrativa final corresponde a la Junta de Castilla y León, la UVa, demostrando cintura y sensibilidad ante la demanda social segoviana, reaccionó y un equipo encabezado por el vicerrector García Matilla ha trabajado durante este tiempo para hacer, por fin, realidad la primera parte del procedimiento: su aprobación universitaria, que se verificó por unanimidad del órgano de gobierno el pasado viernes.

Era una de las carreras más solicitada en el mercado de trabajo, tanto nacional como internacional

La Escuela de Enfermería estuvo formando profesionales durante trece años, hasta su cierre en 1986. El problema que se aducía afectaba más a la estructuración de la oferta universitaria –es decir, a la conformación del claustro de profesores- que a la propia demanda de estudios. Era una de las carreras más solicitada en el mercado de trabajo, tanto nacional como internacional. El déficit de dotación profesional sanitaria que experimenta la provincia se verá en los próximos años aumentado por la edad de los profesionales; a su vez, se percibe un cambio en la tipología de prestación de dichos servicios sanitarios que hará de los enfermeros pieza muy importante del sistema, lo que hace todavía más necesaria y perentoria la implantación de dichos estudios universitarios. Cuando existe multitud de grados en los que la posibilidad de encontrar empleo una vez terminada la formación es baja, que se implante una modalidad con destacada demanda laboral y además con un importante impacto social debe ser saludado y aplaudido, aunque todavía estemos en el primer paso del proceso administrativo.

Hace unos días, en una de las jornadas del Hay Festival con motivo del 120 aniversario del nacimiento como diario de El Adelantado de Segovia, Luis María Anson, decano de los directores de periódico españoles, decía que la prensa no es poder, sino contrapoder. Ello no empece para que en días como el viernes nos sentiríamos orgullosos de haber contribuido a lograr el primer paso en la consecución de un objetivo que redundará en el bien de la sociedad segoviana. Ahora solo se necesita que la Junta de Castilla y León muestre la celeridad que han exhibido los rectores de la Universidad de Valladolid y la implantación del Grado de Enfermería sea una realidad en el menor lapso de tiempo posible.