Editorial – Luchar contra el virus es cosa de todos

566

En el número de hoy incluimos una entrevista con una sanitaria que ha vivido la peor cara del coronavirus, tanto en el centro hospitalario como dentro de su casa. Su queja por los escasos medios con los que ha contando el Hospital General de Segovia durante la pandemia queda incluso minimizada ante una pregunta cuya sola formulación refleja la situación en la que nos encontramos: ¿para qué ha servido tanta lucha, tanto sufrimiento, tantas muertes si una parte de la sociedad sigue sin interiorizar la gravedad del problema?

No nos cansaremos de advertirlo: a falta de un tratamiento con absoluta certeza de eficacia y de una vacuna que inmunice a buena parte de la población la mejor manera de luchar contra un virus que sigue viviendo entre nosotros reside en la adopción de medidas personales, aquellas que, a pesar de lo coercitivo de ciertas normas, se residencian en la autonomía de cada ciudadano pero que tienen una indiscutible trascendencia social: el uso de la mascarilla, el respeto de la distancia mínima y la higiene. La inconsciencia de algunos se ve reflejada en la genial viñeta de Madrigal que hoy sacamos en portada. Son esos comportamientos los que se deben erradicar y contra los que hay que luchar en la medida de nuestras posibilidades. Sin necesidad de alarmismos, haciendo compatible los medios de protección personal con la vida cotidiana, y sin bajar la guardia en ningún momento.

Hay que empezar a comprender que hasta que exista una inmunidad general con el virus hay que convivir como se convive con algunos accidentes o enfermedades, y que algunas rutinas, costumbres o incluso derechos se verán limitados por el bien del común. Es un buen síntoma que Segovia, que tanto sufrió durante la pandemia, sea una de las provincias que hasta ahora se ha salvado de rebrotes colectivos. Quizá ese sufrimiento pasado ha propiciado que se interiorice más un grado de civismo que en otros territorios –con menos impacto inicial- ha brillado por su ausencia en determinadas capas de la población, tal y como podemos ver habitualmente en las imágenes difundidas por medios de comunicación y redes sociales. Luchar contra el virus también está en manos de los ciudadanos. No solo de las administraciones.