Ducha del camión de la basura

Señor director:

Recién llegado a casa y duchado —por segunda vez— me dispongo a exponerle lo que me ha ocurrido antes de que el sosiego de la noche me calme los ánimos. Paseando a las 23:18 por Carretera de San Rafael, ascendiendo por la acera circundante al Parque de la Dehesa, y circulando un camión, de los que realizan la impagable actividad de recogida de residuos, en sentido descendente, dirección al Arco de Madrid cuando una columna de agua, de dudosa calidad debido a la procedencia, me cae desde arriba como si de una ducha se tratase. Aprovechando la parada que justo antes del edificio del Cuartel de la Guardia Civil realiza el camión para descargar los contenedores que allí se ubican, me acerqué al vehículo e increpé al conductor por la ducha no solicitada. Me comenta que ya lo ha hecho figurar en repetidos partes de trabajo, no habiendo sido yo el único viandante que le ha reprochado tan inesperada lluvia, pero que la empresa no le hace ningún caso. Como quiera que no tengo por qué dudar de la versión del trabajador y considerando que no haciéndole caso a él, no me lo van a hacer a mi, he desistido desde el primer momento el elevar queja a la propia empresa, queja que, por otra parte, quedaría en el anonimato. Tampoco considero una vía práctica el hacerlo al Ayuntamiento como administración que contrata el servicio dado que, si no contesta —me consta por recurrente— recursos de alzada sobre temas de mayor transcendencia, no lo va a hacer en un caso de tan nimia transcendencia en su ejercicio de una política para el pueblo, pero sin el pueblo. Opto, por lo tanto, por darlo a conocer desde su medio tan lamentable suceso, más en los tiempos que corren en los que, aparte de la mascarilla, deberían obligar a pasear con chubasquero según a qué horas.

Agradezco su atención en cuarentena, ante cualquier incidencia que tan lamentable suceso me pueda producir, invitando a los lectores que hayan sufrido parecida fumigación, sigan mi ejemplo para evitar los tan temidos brotes cotidianos.

Juan Carlos Galindo Huertas