Daniel Vera Tapias – Naufragios y calas

205

Tripulando una nave, en medio de un mar bravo, en un lado una cala, en el otro un naufragio, parece que está claro, vamos a ir despacio.

Se ha roto el timón, ya solo queda un paso, ya no es mi decisión, sonrío, aún queda un rato, si llego hasta la cala, no volveré al barco, si voy hacia el naufragio, me encontrará esperando.

Os escribo este texto, me mece el oleaje, el barco a la deriva, disfruto del paisaje, no hay más que explicar, todo es parte del viaje, preparo una botella, con este mensaje.

Tomar la iniciativa será soltar el ancla, una última salida, una última esperanza, quizás me lo merezca, quizás me lo esperaba, encuentro aquí mi sitio, en medio de la nada.

Estoy donde quería entre el naufragio y la cala.

En un choque de fuerzas, entre el miedo y la calma, en un choque de luces, la noche y la mañana, en un enfrentamiento entre cerebro y alma, en un lugar salvaje, en una encrucijada.

Llevo aquí varios días, no puedo hacer llamadas, diría tantas cosas, que no encuentro palabras, si hoy salgo de esta, si llego a la cala, prometo ser mejor, mejor que un mar en calma.

Si no me siento libre, tiraré del ancla, si el oleaje arrecia, no sabréis lo que pasa, si os llega este mensaje, es que llegué a la cala.