Daniel Vera – El Puente de los Canales

447

En estos fríos días que nos acompañan, con las primeras nieves y las constantes lluvias que cubren nuestras calles, es un placer el poder hablar de la bonita relación, que ha existido siempre entre el agua, La Granja y especialmente la población de Valsaín.

El río Eresma ha ido originando vida a su alrededor, si bien ya lo dice su nombre, probablemente derivado del íbero ‘Irisama’ en referencia al “río que protege a la ciudad grande”, y que como curiosidad se debía a la Villa de Coca, que en ese momento tenía una mayor importancia que la de Segovia.

En nuestro caso el Eresma es el principal recibidor de las aguas de los arroyos que caen por esta parte de la Sierra de Guadarrama. Uno de estos arroyos es el de Peñalara, y sus aguas fueron durante mucho tiempo las que llegaron al Palacio de Valsaín, a través de una serie de elementos conocidos como canales, de donde recibe su nombre el conocido puente. El Puente de los Canales, corresponde a las obras que lleva a cabo Luis de Vega entre 1552 y 1555 para llevar agua directamente hasta el palacio de Valsaín, buscando la facilidad para el transporte, elige este arroyo, tratando de aprovechar la caída natural del mismo para no tener que realizar desmontes de terreno.

Una de las cosas, más llamativas, en este puente es el escudo de Carlos V, si bien tanto la obra de Valsaín, como el Puente de los Canales, fueron llevadas a cabo bajo la tutela del entonces, Príncipe Felipe, el hecho de que fuese terminado aún bajo el reinado de Carlos V, hizo que se colocase su escudo en la parte superior.

En lo referente a su arquitectura, encontramos un puente con 27 pilares de granito, a los que la acción meteorológica ha ido desgastando, a lo que se suma, una gran variedad de especies vegetales, que conforman un espacio único.