Parques fotovoltaícos, no es oro todo lo que reluce

Señor director:

Se proyecta un macro parque solar de 1.800 has en nuestra comarca. Una empresa ofrece a los agricultores arrendar sus tierras a un precio muy superior al rendimiento que obtendrían por dedicarlas al cultivo. Sin tiempo para informarnos, instan a los agricultores a firmar este 18 de junio.

Entendemos que hay mucho dinero en juego para los agricultores y tierras poco productivas en las que pequeñas instalaciones, no supondría un grave perjuicio paisajístico, pero el caso que nos ocupa, nos surgen muchas preguntas, aparte de cuestiones prácticas (¿Hay indemnizaciones para los agricultores de las tierras aledañas si se produce algún perjuicio a causa de los paneles? ¿Qué pasará con la PAC?…):

Si alguna esperanza teníamos de decelerar la caída en picado que sufrimos desde hace unos años, ahora ¿Quién va a querer arreglar la casa del pueblo o iniciar cualquier negocio allí?¿Quién va a querer vivir en una población rodeada por cristales cuyo reflejo, además, se verá a kms de distancia? En el caso de que vivamos actualmente allí, ¿Pensamos cobrar por un lado para irnos a vivir a un sitio más “amable”? ¿Damos ya por perdidos definitivamente nuestros pueblos?

Elia García y Marta García