Nunca digas nunca jamás

Señor director:

Reconozco que he vuelto a caer en la tentación. Después de “tragarme” la comparecencia del Sr. Sánchez en el Liceo de Barcelona donde intentó, (sin conseguirlo al menos en mi caso), justificar la injustificable concesión de los indultos a los irredentos separatistas catalanes, me había prometido a mi misma no volver a “autocastigarme” asistiendo a declaraciones del Presidente del Gobierno, sobre todo relativas a este desgraciado asunto.

Esta vez ha sido aún peor, ya que al hecho de escucharle asegurar que “NUNCA JAMAS PERMITIRA UN REFERENDUM DE AUTODETERMINACIÓN”, sabiendo como sabemos el pobre valor de su palabra, hay que añadir la humillación de asistir al sarcasmo, la burla y la chulería por parte de ese personaje cuyo apellido parece pensado precisamente para definirle, y que es una de las cabezas parlantes del separatismo.

Mientras nadie, ni siquiera sus socios de gobierno, creen en lo que afirma el Sr. Sánchez, el Congreso de los Diputados “se parte de la risa” al escuchar sus “tajantes negativas” a la autodeterminación , mientras tanto digo, el ministro Iceta defiende acaloradamente “un referéndum sobre el autogobierno de Cataluña”, y por higiene mental vuelvo a prometerme a mí misma “pasar del tema” .

Pero, por si acaso soy débil de nuevo, me acojo al título de aquella película protagonizada en el año 1983 por Sean Connery y que se llamaba “NUNCA DIGAS NUNCA JAMÁS”, ya veremos si puedo resistir la tentación.

MARIBEL EGIDO CARRASCO