Mil gracias

Señora directora:

Hace escasamente unos días, falleció mi padre José Higuera de Mercado, tras mas de un año enfermo.

Ahora, con el inmenso dolor de la pérdida, queremos mi madre, mi familia y yo dar las gracias:

Gracias, a su doctora del Centro de Salud, que venía siguiendo sus achaques y controlándolos desde hace tiempo, con cariño y una sonrisa en los labios siempre.

Gracias, al equipo de la planta de Geriatría del Hospital General de Segovia que le atendieron y cuidaron allá por el mes de febrero de 2018 cuando una maldita bacteria se anidó en su intestino. Su amabilidad y dedicación durante los días del ingreso nos conmovió a todos. Él, en ese momento, decaído en su cuerpo pero con plenitud de facultades, anunció que daría las gracias públicamente, aunque por el desarrollo de una de sus enfermedades, no pudo hacerlo.

Gracias, al Servicio de Nefrología del Hospital, a todos sus componentes. Desde el primero al último. No quiero dar nombres pero ellos bien saben a quién me refiero. Han seguido la enfermedad de mi padre pacientemente, facilitando todo el proceso, aguantándonos en los momentos de nervios y dudas, aconsejándonos siempre, pendientes de todos los síntomas, de su evolución, de mantener el máximo de calidad de vida.

Gracias, al equipo de Cuidados Paliativos, tan escaso en personas pero tan intenso y abundante en profesionalidad, cuidado y atención, hasta el final, hasta el último día, dedicando a mi padre tiempo de su descanso en muchas ocasiones y haciendo posible que su muerte haya sido como una vela que se apaga, sin dolor ni sufrimiento. ¡Qué lujo de profesionales!. Y quizá qué poco conocido y sobre todo, reconocido. Trabajando en condiciones extremas, atendiendo pacientes en toda la provincia, incansablemente.

Gracias, al fin, al equipo de atención urgente domiciliaria (no conozco su nombre oficial) que está situado en el Centro de Salud de San Lorenzo, por las veces que nos han atendido, nos han ayudado, incluso cuando no hubieran sido totalmente necesarios, con rapidez y cordialidad.

Cuando, como buenos españoles, nos quejamos de nuestra sanidad, nosotros queremos decir que hay muchos profesionales que no trabajan solo por un sueldo, sino por su profesionalidad y afán de servicio, a los que no se les suele reconocer su tarea, pero que merecen el agradecimiento de todos los segovianos. Como una parte pequeñita de ellos GRACIAS y ánimo para seguir en vuestra dura misión.

Fuencisla Higuera Agejas