Luis Miguel Gil se jubila…

174

Luis Miguel Gil se jubila después de casi 30 años dedicados a APADEFIM y Fundación Personas Segovia

Señora directora:

Todo pasa y todo queda, que diría nuestro gran poeta Antonio Machado. Llegó el 10 de Octubre de 2019, y lo primero de todo es felicitar a mi padre por su 62 cumpleaños. Este día llevaba marcado a fuego en sus calendarios desde hace mucho tiempo, y no solo por ser su cumpleaños, sino porque hoy también comienza una nueva etapa, la etapa de la jubilación. Y aunque los demás siempre le hemos dicho que lo mirara de reojo para que no se le hiciera largo el camino, en el fondo es normal que mirase de manera tan fija y recurrente a la meta. Al fin y al cabo se puede decir que lleva casi la mitad de su vida dedicada a APADEFIM y Fundación Personas Segovia, con paciencia, esfuerzo y saber estar.

Tengo la suerte de tener una gran memoria desde que era muy pequeño, y aunque yo solo tenía 5 años allá por 1990 cuando consiguió entrar como director del Área Residencial en APADEFIM, recuerdo aquel día como si fuera hoy. Por aquel entonces mi padre, Luis Miguel Gil, tenía 33 años y toda una vida por delante para dar rienda suelta a su personalidad y profesionalidad en un trabajo tan gratificante como exigente. Desde el primer día lo dio todo, y termina con innumerables logros a sus espaldas. Reformar la Residencia de El Sotillo tanto a nivel de infraestructura como de funcionamiento y operatividad, el centro de PGNA, las Viviendas Tuteladas, y los 365 días al año (el teléfono también ha sonado en mi casa en sábados, domingos y festivos), dedicados en cuerpo y alma al Centro, a sus trabajadores y trabajadoras, y lo que es más importante a todas las familias que les confían el cuidado y la formación de sus hijos e hijas con necesidades especiales, y que en definitiva son la punta del iceberg y los receptores finales del programa.

No todo ha sido de color de rosa en estos casi 30 años, raro sería. Pero en esta vida, todo se lleva mejor teniendo gente buena y que te quiera cerca de ti. En casa, con mi madre, mi hermana y conmigo nunca le ha faltado ese beso y palabra de aliento que le hiciera coger aire con fuerza y seguir, y me reconforta saber y me consta que en el trabajo no ha sido de distinta manera. Me sabe mal dar nombres en estos casos, porque siempre te dejas personas increíbles por nombrar, pero en esta ocasión no puedo dejar de dar las gracias a sus dos personas de máxima confianza durante todos estos años, y que le han ayudado en lo profesional y en lo personal con un cariño y una lealtad insuperable: Dori y Mayte.

Y no solo hablo del cariño y aprecio que le profesan sus trabajadores, trabajadoras, compañeros y compañeras, sino también del cariño y alegría que le regalan todos los días los chicos y chicas que están en los centros. Si la gente pudiera ver, solo un minuto, lo que estos chicos y chicas le quieren y admiran, es algo mágico. Seguramente sea la mejor recompensa que se pueda llevar mi padre, el cariño y admiración de todos los que han tenido la suerte de compartir estos años con él.

A partir de hoy, solo pido que, en esta nueva etapa que comienza, tenga salud para disfrutarla muchos años con la gente que le quiere, que es mucha, y en especial con mi madre, con mi hermana y conmigo. Seguro que se pondrá nuevas metas, las disfrutará, y las conseguirá, al fin y al cabo solo es cuestión de paciencia, esfuerzo y saber estar.

Borja Gil Gómez