La fibra óptica llega donde llega, menos marketing y más servicio público

Señor director:

¿Se está haciendo todo lo posible por evitar la España vaciada?

Evidentemente no, y la mejor muestra de esto es ver cómo se está realizando la ampliación de la red de fibra óptica en España y más en concreto en Segovia, para ser más exactos en un pueblo cualquiera como puede ser Otero de Herreros.

La estrategia de expansión de la fibra óptica está basada más en el marketing que en el servicio público, pues con bombo y platillo anuncian primero unos planes superambiociosos de vertebración de la fibra en España, después avisan “la fibra óptica llegará a lo largo del 2018” y finalmente se congratulan porque “ha llegado”.

En todo este proceso han pasado varios años y no es del todo real. La verdad es que la fibra llega pero, como aquel dice “la felicidad va por barrios”, y nunca mejor dicho, porque llega a zonas muy concretas: ayuntamiento, guardia civil, centro del pueblo y para de contar.

¿Esto qué significa?, pues que la campaña de marketing ha conseguido sus frutos, los avisos de llegada y la publicidad nos confunde, “llega la fibra óptica”, titular en la página de Facebook del Ayuntamiento de Otero de Herreros, es el día 16 de diciembre del año 2018, pero desde entonces hasta hoy en muchas zonas del pueblo seguimos sin fibra, navegando por internet con apenas 5 Gb de velocidad de bajada.

Y esto es así unas veces por culpa de la compañía telefónica, otras por el ayuntamiento, otras por la diputación, otras por la comunidad autónoma y otras por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, el caso es que todos están preocupados por el marketing, por las estadísticas y por el cumplimiento de objetivos poco ambiciosos.

Sin embargo, para todos el objetivo se ha cumplido: hay fibra óptica. Y después continúa otra fase de la campaña de marketing “ha llegado la fibra óptica al X% de España”, “gran éxito del plan PEBA-NGA Programa de Extensión de la Banda Ancha de Nueva Generación”…

Como mucha gente sabe el marketing, a veces, es una forma muy sutil de engañar a la gente.

Vertebrar España de fibra óptica de verdad es apostar por el futuro, por un futuro que mientras se lee esto ya es presente, por rellenar la España vaciada, porque ésta no se siga vaciando, por los que teletrabajan, por la ciencia, por la educación, por la sanidad, por nuestros hijos…

Manuel Navarro
Rodríguez