La entrega

Señor director:

El control de las cárceles del País Vasco es algo que el Partido Nacionalista Vasco lleva mucho tiempo intentando conseguir. Pero hasta ahora ningún Presidente del Gobierno de la Nación, ni perteneciente al Partido Popular, ni al partido Socialista, había accedido a semejante pretensión.

Pero, claro, la enorme “deuda” contraída por el actual inquilino de la Moncloa en la moción de censura a Rajoy, hacía temer que, más pronto que tarde, el PNV conseguiría su propósito. Así ha sido, y ahora solo nos queda esperar a que la gestión de las cárceles vascas donde cumplen condena los terroristas de ETA, sea absolutamente favorable para ellos, aún en el caso de que no manifiesten arrepentimiento alguno, y de que no colaboren en el esclarecimiento de todos los asesinatos que aún quedan por aclarar. Mientras tanto continuará el incesante goteo de “acercamientos” al que llevamos asistiendo durante todo este tiempo.

En la otra cara de la actualidad tenemos a alguien que se jugó la vida para enfrentarse a ETA en aquellos tiempos de plomo, y que ha sido siempre un socialista de raza y descendiente de socialistas de raza, Secretario General de los Socialistas de Euskadi, y al que junto con su compañero Joaquín Leguina, se le ha abierto un expediente de expulsión del Partido, por el “gran pecado” de aparecer en una foto con la “gran enemiga” de la Moncloa, y decir con sinceridad lo que piensa.

¡Cuántas cosas nos quedaran todavía por ver!

MARIBEL EGIDO CARRASCO