En los 120 años de El Adelantado de Segovia

Señor director:

Cuando escribo esto siento cierta nostalgia, son palabras sencillas pero sinceras y admiración a El Adelantado y todos los que le componen, felicidades. Valgan estas palabras como introducción.

Desde hace muchos años he estado vinculado a El Adelantado de Segovia por múltiples motivos. Recuerdo desde niño ojear las páginas de aquel Adelantado que tenía un formato muy grande, como sábanas, estoy hablando de hace unos 80 años. Siempre le conocí en la calle San Agustín esquina a la placita llamada hoy Cirilo Rodríguez. Por aquí tenía la entrada de los talleres. Toda mi familia vivíamos muy cerca de allí y he jugado muchas veces en dicha placita. Recuerdo haber visto descargar esas bobinas de papel enormes de grandes que pesaban toneladas de donde posteriormente saldrían los periódicos. He estado alguna vez en dichos talleres y he visto cómo los cajistas iban componiendo las letras o signos tipográficos, era una verdadera obra de arte, y también las regletas de plomo. Guardo celosamente alguna que no tenía validez, pero para mí tenían un valor sentimental.

Desde que le fundara allá en el año 1.901 don Rufino Cano de Rueda, luego le siguió su hijo don Luis y después su nieto don Carlos Herranz. Toda una generación difícil de igualar. Desde su fundación hasta hoy ha tenido una transformación tecnológica muy grande.

El Adelantado de Segovia siempre ha defendido los proyectos, algunos muy importantes y mejoras de todo tipo, que eran para el bien de Segovia y los segovianos, incluida nuestra provincia. Por eso y mucho más le llamamos ‘el periódico de los segovianos’. Esto ya es lo que nos decía don Carlos Herranz Cano en su artículo del Extraordinario que lanzaron con ocasión de los 105 años (nuestro futuro). He conocido a todos los directores, desde Pablo Martín Cantalejo, segoviano, amigo y mejor persona y un gran experto en periodismo, que sigue deleitándonos con sus artículos semanales, siempre defensor de Segovia. Con Pablo como director, allá por los años 80 del siglo pasado, cuando yo tenía mi industria de pastelería, le visitaba de vez en cuando para comunicarle alguna noticia (que yo creía importante), bien de nuestra asociación provincial como presidente o por alguna condecoración que me habían concedido a título personal. Por otra parte han sido publicados muchos anuncios de mi industria, en casos puntuales de casi media página y otros de cinco columnas. Por todo ello pienso que habré contribuido con mi granito de arena a mantener este diario.

Soy suscriptor de El Adelantado desde hace unos 60 años. También han sido publicados muchos artículos míos de diverso contenido y en la agenda varias fotografías de nuestras conmemoraciones.

Conservo en mis archivos, unos cuantos ejemplares de El Adelantado con noticias que han sido muy importantes, tanto nacionales como locales, y un gran número de ‘recortes’ de contenido muy diverso.

Don Ángel, el actual director, al que aún no tengo el placer de conocer, ha hecho cambios importantes, y nos están demostrando un gran saber, no solo en periodismo, sino también en política, economía, artes, etc.

Enhorabuena a doña Teresa Herranz, con todo mi respecto, le diría que siga el buen trabajo de los que le han precedido. Enhorabuena y felicidades, que quiero trasmita a sus queridos padres. Gracias.

Demetrio San Frutos