El pseudo feminismo

Señor director:

Vaya por delante que como ciudadana y no digamos como mujer, condeno absoluta y rotundamente cualquier tipo de maltrato, ya sea físico o psicológico del que sean víctimas las mujeres, e incluso creo que visibilizar los casos de maltrato puede ser positivo para animar a algunas víctimas atemorizadas a denunciar sus propios casos, pero todo ello hecho con seriedad y en los foros adecuados.

Dicho esto tengo que decir que en mi opinión, el espectáculo que algunos medios que se dedican al mal llamado “mundo del corazón”, está resultando bochornoso y lamentable. Bajo la disculpa de defender el feminismo, están dedicándose a subir audiencia (lo que significa en definitiva dinero para las arcas de la productora) a costa de montar una especie de “mercadillo sentimentaloide”, donde todo el mundo opina sin tener demasiada idea , ya que la mayor parte de los llamados “tertulianos” ó “colaboradores”, así como invitados de diferente pelaje, (salvo alguna excepción) no son, ni periodistas, ni juristas, ni psicólogos, ni siquiera gente con cierta autoridad moral para dilucidar el caso.

Lo más sorprendente es que, hasta hace muy poco tiempo, el actual “malo de la película”, ahora denostado sin piedad e incluso despedido de su “trabajo” por la productora, era un tertuliano más, en esa especie de “máquina de picar carne” que constituye el programa en cuestión.

Pero además, la “ira santa” de lo que llaman “la cúpula” se ha producido solo cuando la denominada “docu-serie” ha salido a la luz , aunque, al parecer el contenido era conocido por todos ellos, ya que llevaba grabada casi un año antes. Sorprende que la indignada justicia de la productora ha sido “soportada” hasta que el rentable producto ha salido a la luz.

A todo esto, la Política ¡como no! También se ha mezclado en el asunto, con la aparición en el programa de la, nunca bien ponderada, ministra de Igualdad, cuya entrada estelar, seguramente se produjo entre dos de esos concursos en los que los televidentes hacen un alto en sus lágrimas para llevarse unos sustanciosos 10.000 euros. MARAVILLOSO.

Dios me libre de poner en duda la versión de la protagonista, (aunque con 20 años de retraso sobre los hechos acaecidos), pero todo este circo quizá resultaría algo más creíble si no estuviera envuelto en cantidades astronómicas de dinero, y en un ansia insaciable de conseguir audiencia a costa de cualquier cosa.

MARIBEL EGIDO CARRASCO