Consultorios rurales

Señor director:

Vuelvo de vacaciones por Asturias y, aparte del paisaje, quedo gratamente sorprendida al ver que todas las casas, situadas a distintos niveles de la montaña, gozan de todos los servicios. Aunque solo sea una casa, tiene enfrente un contenedor de basura con su servicio de recogida correspondiente. Llego a nuestra Castilla y León y me encuentro que quieren cerrar consultorios en pueblos de más de 200 habitantes, con población de niños, adultos y mayores. Vivo en uno de estos pueblos.

Hace años el alcalde de entonces, Rubén, apostó por facilitar la construcción de chalets y viviendas y el pueblo se revitalizó y creció. Disponemos de un consultorio en óptimas condiciones y estamos esperando que lo abran.

No puedo entender que autónomos y empresa privada (hosteleros, tiendas de ropa, supermercados, mercados al aire libre, entre otros) estén cumpliendo todos los requisitos: desinfección, mascarillas, pantallas transparentes, y a nuestros médicos les tengan atendiendo el teléfono cual si fueran ejecutivos, acumulando más personas en urgencias y ambulatorios. Hoy he pasado por el nuestro “Antonio Machado” y había bastantes personas fuera.

Cuando vine aquí, hace 38 años, teníamos tres días a la semana médico y había menos población (ahora tenemos dos). Que el médico viniera era lo más natural del mundo, yo creo que tanto para el facultativo como para nosotros ¿Por qué ahora es tanto el problema?. Estamos retrocediendo.

Se ha visto, debido al confinamiento, que muchas personas han apostado por los pueblos como lugar de residencia habitual. Señores políticos no nos hagan ciudadanos de segunda; no dejen nuestra comunidad autónoma a la cola de las comunidades autónomas españolas. Ahora no lo está. No aprovechen la coyuntura del COVID para cerrar consultorios. No es digno ni honesto por su parte.

María Isabel Rubio