Carta abierta al Patronato de la Fundación Don Juan de Borbón

Estimados Señores:

Ante las informaciones preocupantes que estoy leyendo y escuchando en la prensa desde el día de ayer, 3 de diciembre de 2020, me siento en la obligación moral de escribir y publicar esta carta abierta.

Durante mi época de estudiante viví 5 años en Alemania. Allí tuve la suerte de conocer a fantásticos músicos, y pude viajar también a otros países centroeuropeos, y observar cómo se hacían allí las cosas. En todos los países comprobé una cuestión que me llamó notablemente la atención: el apoyo de toda la población a sus instituciones, sin importarles el signo o color político. Y más concretamente, a las instituciones culturales y musicales. Cuando algo funcionaba, el éxito no consistía en renovarlo o renombrarlo. El éxito consistía en la continuidad. Y para ello, se daba una prioridad absoluta a las necesidades culturales y artísticas de la población, remando todos en la misma dirección.

Concretamente, de Alemania nos llegan los ecos de la Filarmónica de Berlín o del Festival de Bayreuth, por poner dos ejemplos famosos. Pero estando allí, comprobé in situ que el éxito musical alemán no sólo se reducía a unas cuantas orquestas y teatros de ópera de altísima calidad. El éxito real era (y es) comprobar cómo todas las poblaciones, incluidas las más pequeñas, tenían y tienen sus orquestas sinfónicas, orquestas de jóvenes, festivales de música de cámara y programaciones musicales por barrios que llevaban la música a cualquier ciudadano, etc.

En 2001 llegué a Segovia, para trabajar en el Conservatorio Profesional de esta ciudad. Casi 20 años. Por aquel entonces tuve la opción de ir a Madrid, lugar donde me crie, pero preferí quedarme aquí, en Segovia. Sus valores históricos y patrimoniales me sorprendieron desde el primer momento. Y la apuesta cultural ofertada en una ciudad de no más de 55.000 habitantes (en 2001) era amplísima. Este es un aspecto muy positivo de la ciudad que siempre me ha llamado la atención: la elevada proporción de actividad cultural ofertada a la ciudadanía en comparación con otras ciudades españolas con poblaciones muy superiores. Por supuesto, esto es labor de una Concejalía de Cultura, involucrada con las inquietudes artísticas del momento. Pero también es consecuencia de una importantísima gestión cultural llevada a cabo por la Fundación Don Juan de Borbón (F.D.J.B.).

Siempre he visto a Segovia como una “burbuja cultural”, donde se pueden hacer muchísimos proyectos de muy diversa índole, no ya sólo en la ciudad, sino también en la provincia. En este campo, el mérito, además de ser de la Diputación Provincial y de la Junta de Castilla y León, lo es también de la F.D.J.B.

Y la proyección internacional que Segovia ha tenido estos años, gracias a su Festival Internacional, es nuevamente mérito de la F.D.J.B.

Ante estas reflexiones me hago una pregunta: si tenemos la suerte de contar con una Fundación, como la Don Juan de Borbón, que está realizando una labor estupenda tanto en la ciudad como en la provincia de Segovia, de proyección y difusión musical, y los resultados están funcionando… ¿Por qué hay que deshacerse de dicha Fundación?

Llevo observando la trayectoria profesional de Noelia Gómez desde que se hizo cargo de la dirección de la F.D.J.B., y he tenido la suerte de trabajar con ella sacando adelante algún que otro proyecto musical.

Noelia ha sabido llevar con mucha elegancia el peso de esta institución.

La proyección nacional e internacional que le ha querido dar a Segovia, así como su inquietud por contactar con los músicos segovianos, y su implicación con la difusión musical en Segovia capital y provincia la hacen merecedora de todo el reconocimiento público que se le pueda dar.

Estimados miembros del Patronato, si la decisión aún no está tomada, por el bien cultural de Segovia, les pido que reconsideren sus argumentos para que la Fundación Don Juan de Borbón continúe desarrollando la importantísima labor que hasta ahora ha estado realizando.
——
(*) Profesor del Conservatorio Profesional de Segovia. Director del Proyecto TMC.