Ángel González Pieras – Urge elegir un lugar

Al Ayuntamiento de Segovia le espera un otoño muy metido en harina. Son varios los temas que tendrá sobre la mesa. Posiblemente el primero sea la decisión de prestar los excedentes de tesorería al Gobierno central, cuestión sobre la que tendrá que tomar una decisión pensando de manera exclusiva en el interés de los contribuyentes segovianos, no en las necesidades de tesorería de las arcas estatales. También se acercará la inauguración del edifico del CIDE, allá por el mes de octubre, una vez que se solucionen las deficiencias observadas en el edificio y se pueda proceder a la recepción. Y después vendrá la liquidación del contrato, que no será moco de pavo, y la puesta en marcha del centro con la entrada de Indra.

No obstante, la reunión del 25 de agosto con las autoridades regionales para hallar el lugar en donde se ubique la segunda infraestructura sanitaria, complemento a la del Hospital General, adquiere su relevancia particular toda vez que el presidente del Gobierno regional se comprometió, en declaraciones a este periódico, primero, y luego a la alcaldesa de la ciudad, a incluir en el presupuesto de 2021 una partida para este proyecto.

Bueno sería que la elección del lugar se realizase de la manera más rápida posible, y que se inicien cuanto antes los trámites administrativos para subsanar los problemas de calificación urbanística que pudieran concurrir, que no parecen especialmente graves, ni en lo regulado por las Directrices de Ordenación de Ámbito Subregional de Segovia y Entorno (DOTSE), ni por el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) o el Plan Especial de Áreas Históricas (PEAHIS).

Lo más razonable es que la segunda infraestructura se ubique en las cercanías del actual Hospital General. Por facilidad de acceso de los usuarios y por eficiencia de recursos basada en la generación de sinergias y de economías de escala. Bien sea en la parcela de 30.000 metros cuadrados en las inmediaciones del complejo o en el entorno del centro Antonio Machado, propiedad de la Junta de Castilla y León. En este sentido se han expresado diferentes voces, entre ellas la presidenta del Colegio de Arquitectos, Susana Moreno, en declaraciones a este periódico.

Lo que no tiene mucho sentido es volver a poner encima de la mesa la alternativa del Policlínico cuando la Junta en repetidas ocasiones y por distintos motivos –de los cuales la propiedad es solo uno de ellos- ha rechazado su uso para este fin. Sí es, en cambio, un buen momento para decidir sobre el futuro de un edificio con problemas de cimentación y estructura y que engrosa la cifra de construcciones deshabitadas en pleno Casco Histórico. El edificio está enclavado en suelo dotacional, y ello define parte de su porvenir. La propia concejala de Urbanismo, como ya lo hiciera el domingo la presidenta del Colegio de Arquitectos, no descarta la posibilidad de su sustitución por uno nuevo, previo su derribo. Bueno sería, por lo tanto, que la reunión de los representantes municipales con la Junta tuviera una continuación con otra con el Gobierno central para hallar una solución a un problema enquistado desde hace tiempo. Una propuesta realista y de futuro para el Policlínico serviría también para revitalizar una de las zonas menos boyantes del Casco Histórico segoviano.

agpieras@eladelantado.com