Viajeros entre rejas

El 83 por ciento de los españoles presos en el extranjero lo está por consumo o tráfico de drogas Las condenas pueden llegar a la cadena perpetua o la pena de muerte

9

Emprende viaje hacia lo desconocido. Pero su destino acaba en el drama de la pérdida de la libertad. Actualmente hay un total de 2.426 ciudadanos españoles presos en cárceles extranjeras, según los datos actualizados al cierre del mes de junio, de los cuales el 83,4 por ciento (2.009) lo están por algún delito relacionado con el consumo o el tráfico de drogas.

Así lo anunció el delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Francisco Babín, durante la presentación de la campaña 2012 del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad para alertar del riesgo de consumir o traficar con estupefacientes fuera del país.

«Hay que desincentivar a quienes pueden pensar que pueden sacarse unos euros de esta forma», explicó, recordando que en otros Estados las leyes son más restrictivas y penalizan de igual forma los dos delitos, aunque se trate de pequeñas cantidades, dándose casos en los que la condena puede ser la cadena perpetua o la pena de muerte. De hecho, la directora del Instituto Ramón Rubial, Jimena Sanclemente, que colabora en el desarrollo de este anuncio, subrayó que en la mayoría de casos es imposible saber si el ciudadano ha sido arrestado por una de las dos infracciones, ya que «las naciones no establecen distinción», y advirtió de que «es fácil estar hasta tres años en prisión por haberte fumado un porro».

Generalmente el perfil más frecuente suele ser el de hombres jóvenes, de entre 18 y 35 años, mientras que el tipo de estupefaciente que origina la detención «varía mucho entre unos países y otros». Así, mientras que en América Latina destacan las intervenciones por cocaína, la protagonista en Asia suele ser la heroína, y en el norte de África, el cannabis.

Los territorios con mayor índice de reos por drogas son Perú (271), Colombia (192), Italia (191) y Brasil (178), donde el porcentaje con respecto al total de reclusos es superior al 90 por ciento. De hecho, hay países como Chile (19), Japón (13) o Turquía (11), donde el único motivo de detención son las drogas.

Asimismo, si se tiene en cuenta la procedencia de todos los imputados (no solo los de drogas), las comunidades con más ciudadanos encarcelados en el extranjero son Andalucía (304), Madrid (244), Cataluña (239), Comunidad Valenciana (119), Galicia (63) y Canarias (60). A éstas le siguen Castilla y León (53), Castilla-La Mancha (45), País Vasco (38), Murcia (30), Baleares (21), Aragón (19), Asturias (17), Ceuta (14), Cantabria (12), Navarra (11), Melilla (9) y La Rioja (5), si bien hay cerca de 1.000 presos de los que se desconoce su origen.

El problema, según explicó el subdirector general de Protección y Asistencia Consular del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, Juan Bosco Giménez, es que existen «enormes diferencias» entre las prisiones de España y las del extranjero, tanto en garantías de derechos, seguridad jurídica, higiene o peligrosidad. «Puedes estar en una cárcel pudriéndote y al borde de la muerte», apuntilló.

La campaña impulsada por el Ministerio de Sanidad cuenta con una financiación de 13.000 euros, procedentes del fondo de bienes decomisados por tráfico ilícito de drogas y otros delitos relacionados, pese a lo cual han decidido utilizar los mismos materiales del año anterior, con el lema Si te has creído que pasar droga es la solución a tus problemas, te puedes creer todo lo demás por una cuestión de «austeridad».

De este modo, los 1.000 carteles y 80.000 postales de la iniciativa tendrán presencia física en aquellos puntos de paso frecuente de viajeros o personas con intención de desplazarse en todo el territorio nacional.