¿Va España rumbo a una Europa libre de humos?

De endurecerse la ley, nos igualaríamos a los 200 millones de personas de países de la UE en los que está vetado fumar en espacios públicos cerrados.

3

La propuesta hecha por la Comisión Europea para que en 2012 todos los países de la Unión Europea (UE) prohíban fumar en bares y restaurantes podría incorporarse en España este mismo año, una decisión que ha reabierto el debate entre los derechos de los fumadores y no fumadores.

El deseo de la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, es que el endurecimiento de la actual ley, vigente desde 2006, se lleve a cabo durante el semestre de presidencia española de la UE, ya que así nos igualaríamos a los más de 200 millones de personas que viven en países europeos donde no se pude encender un cigarrillo en ningún espacio público cerrado.

Hosteleros, tabaqueras y fumadores en general han mostrado su total desacuerdo con esta reforma, mientras que los no fumadores, sociedades médicas, organizaciones de consumidores y la mayoría de partidos políticos, excepto el PP, han saludado con satisfacción dicha noticia.

Más de un millón de españoles abandonaron el tabaco en los dos primeros años de vigencia de la ley, destacaron fuentes de Sanidad.

En el mismo período de tiempo los niveles de nicotina ambiental cayeron un 83 por ciento en los centros de trabajo y un 53 por ciento en los restaurantes.

Además, la exposición al humo del tabaco bajó un 30 por ciento y los infartos se redujeron un 11 por ciento en hombres y un nueve por ciento en mujeres, según las mismas fuentes.

Otros argumentos que esgrime Sanidad a favor del endurecimiento de la normativa son que el tabaco provoca más de 50.000 muertes al año entre los fumadores y alrededor de 3.000 muertes por tabaquismo pasivo.

En la actualidad, en España está permitido el cigarrillo en restaurantes y bares de menos de 100 metros cuadrados, es decir, que en el 80 por ciento del total es el dueño el que permite o no fumar. Además, de los 350.000 locales de restauración en España, solo entre el uno y el tres por ciento están libres de humo o cuentan con espacios para los fumadores, según el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo.

La web de información sobre salud pública de la UE destaca el aumento de países miembros que prohíben consumir tabaco en cafés y restaurantes, siendo el caso de Irlanda, Italia, Malta, Noruega, Suecia, Bélgica, Inglaterra, Escocia, Lituania, Estonia, Alemania, Países Bajos y Francia.

Suecia, que se adelantó más de 10 años a España en la prohibición de fumar en los lugares de trabajo, desde 2005 lo impide en todos los restaurantes, cafés y bares.

No está permitido en locales cerrados en Irlanda desde 2004, a excepción de prisiones, habitaciones de hotel, hospitales psiquiátricos, residencias de ancianos y centros de detención de policía, una normativa parecida a la aplicada ese mismo año en Noruega.

Desde 2005, en Italia solo se puede fumar en bares y restaurantes que dispongan de un espacio aislado para ello, al igual que en Francia, cuya legislación antitabaco de 2007 impide el humo del tabaco en los lugares públicos cerrados, incluyendo bares, restaurantes, hoteles, discotecas y casinos.

También en 2007 entró en vigor en Bélgica la prohibición de fumar en restaurantes.

Sin embargo, en bares y cafés belgas de más de 50 metros cuadrados está permitido cuando se dispone de zonas exclusivas para no fumadores de al menos la mitad de la superficie, mientras que los de menor tamaño podrán optar por ser de adictos a la nicotina.

Escocia aplicó en 2006 la prohibición en lugares públicos, bares y restaurantes, medida seguida después en Gales, Irlanda del Norte e Inglaterra en 2007.

Portugal mantiene desde 2008 el veto del tabaco en trabajos, centros de salud, educativos y culturales, restaurantes, bares, discotecas y hoteles.

También desde hace dos años Alemania lo prohíbe, aunque con múltiples excepciones, en espacios públicos cerrados.

clubes de puro y pipa. En Finlandia, el 1 de junio de 2007 entró en vigor una enmienda a la ley Antitabaco de 2006 que impidió fumar en bares y restaurantes, los únicos lugares públicos donde aún estaba permitido.

En Lituania, desde hace tres años no está permitido fumar en bares, restaurantes y clubes, y solo puede llevarse a cabo en clubes de fumadores de puro y pipa, los cuales no pueden tener entrada compartida con otros establecimientos públicos o viviendas.

Y en Eslovenia, desde 2008, la ley antitabaco impide fumar en los lugares públicos cerrados, incluso en los vagones para fumadores de trenes internacionales que pasen por territorio esloveno.

Dentro de restaurantes, bares y cafés, Eslovenia permite fumar si disponen de cabinas para adictos a las que no se puede llevar bebida ni comida.

Aunque el número de fumadores ha decrecido en la UE, un tercio de ellos aún fuma, y casi 650.000 europeos mueren cada año prematuramente por causa del tabaco, una cifra mayor que la población de países como Malta o Luxemburgo.

Más hombres (32 por ciento) que mujeres (21 por ciento) afirman fumar a diario, proporción similar a los que dicen que a veces (6 y 5 por ciento, respectivamente), según el Eurobarómetro sobre tabaquismo publicado por la UE en marzo de 2009.