Una nueva emancipación

El informe sociológico lamenta que no se dé la importancia necesaria a la Formación Profesional, se recorte gasto en Educación y se aumente el precio de las matrículas.

0

En España existe un nuevo modelo de emancipación juvenil. Así lo afirmó hace unos días el doctor en Sociología Alessandro Gentile cuando alertó sobre una nueva tendencia que consiste en que «muchos padres deciden dejar su piso a los hijos en las grandes ciudades y volverse al pueblo». «Son los jóvenes que se emancipan echando a los progenitores de casa», señaló el experto, algo que provoca una «auténtica polarización social» en función de los recursos familiares.

En su estudio Emancipación juvenil en tiempos de crisis, presentado por la Fundación Alternativas, Gentile advierte del «escenario crítico» al que se enfrentan los jóvenes por la falta de medidas institucionales y por la incidencia de la crisis. «Una emancipación fallida hoy es una sociedad frustrada mañana», sentenció.

En este sentido, el sociólogo insistió en que los pilares básicos de la transición a la vida adulta están «bajo ataque» y puso de manifiesto que la situación en el país está «estancada» desde el año 2007. «Esto está ocasionando una alteración del relevo generacional que podría llegar a quebrar la sostenibilidad del Estado de Bienestar en un futuro no muy lejano», apostilló.

El texto incide en el hecho de que «el mercado laboral no venía apostando por la juventud, ni siquiera antes de la crisis» y, por lo tanto, las generaciones previas a esta etapa «han sido las primeras en caer». Así, Gentile denunció que se trata de «un colectivo vulnerado desde antes de la recesión financiera».

Además, señaló que algunas propuestas «cortoplacistas» -en referencia a los llamados minijobs- «pueden ser una auténtica trampa» y apostó por la «estabilización profesional» para poder revertir la situación actual. Sin embargo, afirmó que el Ejecutivo está llevando a cabo «políticas contradictorias» que «impiden una salida viable de esta crisis para los jóvenes».

En concreto, lamentó que en España «no se le dé la importancia necesaria a la Formación Profesional, se recorte en las escuelas y se aumente el precio de las matrículas universitarias».